Luis Romero Abogados abre una ‘clínica jurídica’ a pie de calle

Luis Romero, en el nuevo despacho del bufete sevillano./Sur
Luis Romero, en el nuevo despacho del bufete sevillano. / Sur

La nueva sede del bufete sevillano ocupa una de las mejores esquinas de Sevilla, entre plaza de Cuba y República Argentina, y lleva casos desde 2.000 a un millón de euros

E. FREIRE

Luis Romero Santos (Sevilla, 1964) es un abogado mediático, por la proyección de algunos de sus casos y por ser un adelantado del marketing jurídico. «Siempre me ha gustado la cultura americana», señala el letrado, asiduo en programas de televisión. «Si tengo el permiso del cliente y beneficia al caso, yo prefiero que hablemos con los medios para centrar nuestra verdad, sobre todo si está hablando la otra parte».

La empresa

Origen.
Luis Romero empezó a ejercer en 1991 en Sevilla y abrió una segunda sede en Madrid en 2008. Su especialidad es el Derecho Penal, también en la vertiente económica e internacional. Preside la Asociación Española de Abogados Penalistas.
Recursos.
El bufete tiene 10 bogados, tres administrativos y un equipo de consejeros legales externos.
Negocio.
Factura alrededor de 2 millones de euros y está catalogado como el despacho sevillano que lleva más expedientes por accidentes de tráfico.

Su bufete, Luis Romero Abogados, se ha mudado a un local de 240 metros cuadrados, situado en la que algunos consideran la mejor esquina del barrio de Los Remedios, entre plaza de Cuba y República Argentina. El arquitecto Carlos Pedraza ha diseñado esta nueva sede, donde trabajan 10 abogados y tres administrativos, siguiendo un concepto de negocio original: «Yo tenía claro que quería montar la oficina con la misma accesibilidad que una clínica dental o estética; en un local comercial a pie de calle. Por eso nuestra marca aparece en los rótulos exteriores junto a todas nuestras especialidades, accidentes de tráfico y Derecho Penal y Civil, porque somos una clínica jurídica».

La empresa jurídica tiene otra base en Madrid, en plaza de España, centrada en casos penales de envergadura. En los últimos cuatro ejercicios, la facturación del despacho sevillano se ha situado entre 1,5 y 2 millones de euros. El equipo profesional se refuerza con un consejo de consultores externos formado por catedráticos, un exjuex y un exfiscal. «Tengo abogados que llevan conmigo más de 15 años porque los valoro, les doy mucha responsabilidad y les retribuyo adecuadamente», afirma.

«Siendo un bufete pequeño, por el número de casos, facturación y equipo, estamos entre los diez primeros de Sevilla en nuestras especialidades. Las compañías de seguros nos catalogan como el que más expedientes de accidentes de tráfico representa. Llevamos defensas desde 2.000 a un millón de euros, depende de las horas que tengamos que dedicar al caso», señala el jurista mientras enseña un pendrive que contiene 20.000 folios. El despacho legal está registrado como marca europea, lo que le permite llevar casos de españoles procesados en el extranjero.

Luis Romero representó a la familia Parra en el accidente del torero Ortega Cano y se ha encargado del recurso en el doble crimen de Almonte. También defendió al futbolista Marcos Alonso, goleador del Chelsea, y a víctimas del accidente de Spanair.

El socio director del despacho acaba de doctorarse en Derecho Penal, con una tesis sobre el delito de blanqueo de capitales, y da clases de posgrado en la Universidad de Sevilla, la Carlos III y la Europea de Madrid.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos