Innovaqua consigue criar peces hasta en el desierto

Instalación de Innovaqua en una piscifactoría. /SUR
Instalación de Innovaqua en una piscifactoría. / SUR
Tribuna BBVA

Esta empresa sevillana, de Lebrija, dispone de tecnología innovadora que cubre todos los ciclos de la acuicultura y está implantada en todo el mundo

E. FREIRE

Dos técnicos con una larga experiencia en importantes plantas de producción acuícola en España decidieron crear su propia empresa y apostar por el desarrollo de una tecnología novedosa, que al cabo de los años se ha convertido en la tendencia más exitosa del sector. José María Rodríguez y Diego García, licenciados en Ciencias Biológicas por la Universidad de Sevilla, fundaron Innovaqua en el año 2001. Se establecieron en Lebrija, a medio camino entre sus ciudades de residencia –Sevilla y Sanlúcar de Barrameda–, e incorporaron técnicos locales a su equipo. «Intentamos estar a la vanguardia tecnológica y apostamos por retos complicados», señala Diego García. Uno de los clientes de Innovaqua es una empresa saudí que produce más de 15.000 toneladas de langostinos en el desierto de Arabia, junto al Mar Rojo, en una las piscifactorías más grandes el mundo. «Competimos con las principales asesorías del sector y terminaron recurriendo a Innovaqua. También en Israel, un proyecto para producir doradas en el desierto, sin agua prácticamente, se hará con un diseño nuestro», apunta el empresario.

Los socios, José María Rodríguez (foto superior) y Diego García.
Los socios, José María Rodríguez (foto superior) y Diego García. / SUR

La tecnología sevillana ha llegado a Australia, Perú, Noruega (número uno mundial del sector), Finlandia y a muchos países europeos. En España se ha instalado en importantes centros acuícolas, como una de las mayores plantas de producción en tierra de Europa, localizada en el entorno de Doñana.

Los sistemas de recirculación o circuitos cerrados de Innovaqua permiten la producción de peces y crustáceos con un mínimo consumo de agua. «Lo que hacemos es reutilizar el agua, filtrarla y depurarla de manera que los peces siempre la tengan en las mejores condiciones, independientemente de factores externos», explica Diego García. «Con la recirculación se consumen menos recursos y se consigue optimizar los costes energéticos. Además, es una tecnología muy respetuosa con el medio ambiente», subraya.

Origen y apuesta por la tecnología

José María Rodríguez y Diego García son licenciados en Ciencias Biológicas por la Universidad de Sevilla, con una larga trayectoria en importantes centros de producción acuícola en España, fundaron Innovaqua en 2001.

La empresa tiene sus instalaciones en Lebrija donde ha desarrollado un sistema innovador de recirculación de agua, un equipo de automatización y control de la piscifactoría y –su último lanzamiento– un alimentador de larvas y peces.

Innovaqua combina este método con un sistema de automatización desarrollado por la propia empresa que permite controlar parámetros como el nivel de oxígeno, la temperatura del agua o incluso el apetito de los animales de forma remota a través de un servidor web. El ciclo se completa con un alimentador que la firma acaba de lanzar al mercado, un equipo muy versátil con el que se cubren las necesidades de todo el espectro de peces: desde las harinas finas para las larvas, hasta los granos de gran tamaño que alimentan a los reproductores. La mayor compañía de Grecia en producción de doradas y lubinas ya ha comprado esta nueva herramienta después de probarla con éxito.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos