Iberitos cubre todo el mercado de las monodosis para untar

Daniel Nieto, en el área de embalajes de la fábrica de Santa Amalia. /
Daniel Nieto, en el área de embalajes de la fábrica de Santa Amalia.
Tribuna BBVA-SUR

Fue pionera en lanzar miniporciones de productos ibéricos y ahora ultima su traslado a una ‘megafactoría’ en Don Benito con capacidad para quintuplicar su producción

E.FREIREMálaga

Siguiendo las rutas de distribución de las monodosis de Iberitos se puede trazar el mapa de los desayunos en España. Cachuela en Extremadura, zurrapa y manteca colorá en Andalucía, sobrasada en Levante, tomate triturado en Cataluña y crema de atún o de pastel de cabracho en Galicia y Cantabria. Los gustos van por zonas. Hace diez años que esta empresa extremeña revolucionó el mercado de las miniporciones de cremas para untar –muy limitadas entonces a la mantequilla y la mermelada– al introducir los productos ibéricos. A partir de este lanzamiento, Iberitos ha ido respondiendo a las nuevas demandas que generaba su innovación culinaria y ha ampliado su portfolio hasta 85 referencias de cuatro familias de alimentos: cárnicos, lácteos, mariscos y pescados y vegetales.

Transformación y Productividad

Horeca (hostelería, restauración y catering) fue su primer canal de ventas hasta que dio el salto a los lineales de los supermercados y las grandes superficies. «El mercado casero, donde cada vez hay más familias monoparentales y personas que viven solas, pedía también monodosis», explica Daniel Nieto, gerente de Iberitos.

Junto a esta especialización, la firma ha cubierto una demanda que reclamaba sus cremas de untar en envases tamaño familiar. Así, junto a los 60 millones de porciones de 25 gramos que produce al año, ha sacado otros formatos, que van desde 50 gramos hasta el mayor, de 750 gramos, para las necesidades de la restauración.

Iberitos exporta también sus productos a Centro y Sudamérica y está abriéndose paso en los países árabes con sus recetas no cárnicas. Para ello, está a punto de obtener la certificación Halal apta para los consumidores musulmanes, así como la Kosher para el mercado judío.

Con esta proyección, sus ventas alcanzan los 12 millones de euros y aumentan por encima del 15% anual. La fábrica de Santa Amalia, en Badajoz, donde nació la empresa, se ha quedado pequeña ante las nuevas expectativas de expansión. Ante ello, está construyendo una nueva factoría en la localidad vecina de Don Benito, con capacidad para quintuplicar su producción actual, en la que invertirá 12 millones de euros. «Automatizaremos los procesos, pero no el obrador donde se seguirá condimentando cada receta de forma artesanal. Mantendremos los 120 empleos actuales e incrementaremos un 15% la plantilla», avanza el gerente.

Iberitos pertenece a la sociedad Huerta Dehesa El Alcornocal, en la que participan Daniel Nieto, Javier Gallego y Atanasio Naranjo, el mayor exportador de frutas de hueso de Extremadura. Otras enseñas suyas son Desayunetes, La Cachuela y HuertaDehesa, y también produce marca blanca para terceros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos