Las grandes constructoras disparan un 84% sus ganancias hasta 1.845 millones tras recuperarse la obra en España

Florentino Pérez, presidente de ACS, visita las obras del nuevo Hospital La Fe de Valencia. /Kai Försterling (Efe)
Florentino Pérez, presidente de ACS, visita las obras del nuevo Hospital La Fe de Valencia. / Kai Försterling (Efe)

ACS tuvo los mayores beneficios (802 millones) e ingresos (34.898 millones), además de reducir su deuda financiera a solo 153 millones, casi su mínimo histórico y apenas el 1% que sus rivales

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

El año pasado resultó. sin duda, muy bueno para las constructoras de mayor importancia, que aprovecharon el crecimiento de la obra pública en España –un 39% más tras dos años de caídas, según la patronal Seopan, gracias al impulso de comunidades autónomas y ayuntamientos– para impulsar con fuerza su beneficio. Entre los seis grupos más grandes del sector ganaron 1.845 millones de euros, un 84% más que durante 2016, aunque este fue especialmente malo para ellas al reducir sus números positivos a la mitad respecto a los registrados en 2015.

La más exitosa en este aspecto volvió a ser ACS, con un rédito de 802 millones, casi un 7% más, gracias sobre todo a la aportación más grande de su filial alemana. La constructora Hochtief, el vehículo que el grupo presidido por Florentino Pérez ha elegido para competir con la italiana Atlantia en la guerra de ofertas para hacerse con la concesionaria Abertis, elevó un 35% su aportación a la cuenta de resultados; con ello, prácticamente nueve de cada diez euros que facturó en el exterior (el 87%) fueron precisamente gracias a la firma de origen germano.

Sin embargo, la evolución más destacada se registró en FCC, que dio la vuelta a sus pérdidas del ejercicio anterior (-161 millones) para terminar 2017 con un beneficio de 118 millones. Fue la culminación del plan de reestructuración que comenzó en 2011 para cuadrar cuentas, aunque por ahora mantiene aparcada la recuperación del dividendo anual suspendido desde entonces. De hecho, su máximo accionista, el mexicano Carlos Slim aún no los ha cobrado desde su llegada y solo percibió el año pasado 29.000 euros como consejero.

OHL también iba en ese camino, pero al final se mantuvo en números rojos (-12,1 millones) pese a reducirlos un 97%. En la empresa propiedad del grupo Villar Mir confían en haber culminado este año el saneamiento de sus cuentas, una vez pactada la venta de su negocio de concesiones al fondo de infraestructuras australiano IFM por 2.235 millones En términos relativos, el mayor incremento en ganancias fue el 21% de Ferrovial (para un saldo de 454 millones), frente a un crecimiento de casi el 9% en Sacyr (130,6 millones). Acciona, sin embargo, fue la única que las redujo, un 37,5% (220 millones) por la caída de las ventas en su división de energía.

OHL y FCC facturan menos

En términos de ingresos, entre las seis alcanzaron los 66.470 millones de euros, gracias en gran medida a que de media entre el 75% y el 80% de su negocio está ya en el exterior. Frente a ello, los proyectos de obra pública licitados en España, pese a su crecimiento, se quedaron en 12.847 millones de euros. El mayor músculo lo exhibió de nuevo ACS, con 34.898 millones, un 9,1% más, teniendo como primer mercado a Norteamérica (supone el 45% de lo que genera desde el exterior, frente a solo un 5% en España).

Solo ella facturó más que las otras cinco grandes firmas, donde Acciona fue la que más creció: un 21% hasta 7.254 millones. En volumen, no obstante, fue mayor el negocio logrado por Ferrovial (12.208 millones, un 13,5% más), cerrando las subidas de ingresos Sacyr (3.092 millones, un 8.1% más). Por el contrario, las dos restantes vieron reducidos sus rendimientos: OHL un 3,8% menos (3.216 millones) tras desconsolidar de sus cuentas el área de concesiones, y FCC otro 2,5% menos (5.802 millones).

Respecto a la deuda financiera, casi todas la redujeron y en conjunto terminó en 18.180 millones. La excepción fue Acciona, que la incrementó casi dos puntos hasta terminar en 5.224 millones, el mayor pasivo de las seis. Le sigue de cerca Ferrovial, con 4.804 millones, aunque ésta recortó un 3,2% el crédito pendiente de devolver. Con todo, el mayor descenso en esa pesada losa se vieron en ACS (-87%), que ya solo debe 153 millones a la banca (menos del 1% que sus rivales), prácticamente su mínimo histórico y seis veces menos que los 9.334 millones que debía en 2011, en lo peor de la crisis. También fue destacado el ajuste en OHL, de casi el 66% hasta rozar los 1.000 millones (999,9 en concreto).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos