El futuro de Hispasat, última piedra en el camino de las ofertas por Abertis

Energía duda qué hacer mientras el Gobierno da luz verde a Atlantia en la puja por las autopistas debido a su «solvencia» y «capacidad» de contratar

J. A. BRAVO

madrid. El futuro de Hispasat, considerado un activo «estratégico» por el Gobierno por su presencia importante en el sector de las telecomunicaciones -también vinculada a satélites de Defensa-, se antoja ya la última gran piedra pendiente en el camino de las dos ofertas públicas de adquisición (OPA) que están pugnando por hacerse con la concesionaria Abertis. Ayer, el Consejo de Ministros despejó el camino en lo relativo a sus autopistas de peaje.

El grupo que preside Salvador Alemany es el primer operador de la red de autopistas de pago en España con 1.560 kilómetros, el 60% del total. Debido a ese peso elevado, el Ministerio de Fomento argumentaba que su autorización era condición necesaria si Abertis iba a cambiar de dueños, como pretenden con sendas propuestas competidoras la italiana Atlantia y la española ACS (a través de su filial alemana Hochtief).

Lo mismo sostiene el Ministerio de Energía y Agenda Digital por Hispasat, en la que está interesada Red Eléctrica. De momento, el obstáculo de Fomento queda removido al haber realizado Abertis la explotación de sus concesiones de vías de peaje por un mínimo de cinco años.

Asimismo, ha tenido en cuenta que los contratos serían cedidos en bloque (en este caso a Atlantia) y no habría traspasos parciales a terceros, lo que podría haber dificultado la gestión de las autopistas. Y valora, además, la «capacidad (de la italiana) para contratar con la Administración y la solvencia exigida para ello».

La Comisión Europea, por su parte, prevé pronunciarse antes del 6 de febrero respecto a si el cambio de manos de Abertis (esta vez a ACS) generaría problemas de competencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos