Las franquicias ganan cada vez más terreno en las calles de Málaga

Las franquicias ganan cada vez más terreno en las calles de Málaga
SUR

Un tercio de los negocios en vías como Larios o Nueva siguen este modelo empresarial, que se expande por el auge del turismo

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

El Centro Histórico de la capital se ha convertido en los últimos años en un terreno cada vez más abonado a las franquicias. Basta darse un paseo por calles tan emblemáticas como Larios o Nueva. Las enseñas, especialmente de hostelería y de moda, que siguen el modelo de franquicia están ya presentes en uno de cada tres locales. Así lo recoge el último informe elaborado por la consultora FranquiShop, que ha analizado también la penetración de las franquicias en uno de los grandes centros comerciales de la ciudad, Plaza Mayor.

«Estas cifras atestiguan la confianza de los consumidores en estos comercios y auguran que es un crecimiento en alza», sostiene Prudencio Martínez-Franco, director general de FranquiShop. Por sectores de actividad, la penetración de la franquicia varía de forma sustancial de un sector a otro: la moda tiene un porcentaje de penetración del 29%. Respecto al comercio especializado presenta una penetración del 24%, mientras que las franquicias de restauración representan el 56 % de la oferta en este sector, la cifra más alta, la misma que obtiene el impacto de la franquicia en el sector servicios.

La restauración y los servicios, con un 56% de penetración en estas zonas, están por delante de la moda, que alcanza un 29%

En relación a las diferencias entre calles comerciales y el centro comercial Plaza Mayor el porcentaje de presencia de franquicias supone que la penetración en el centro comercial se sitúa en el 37 %, es decir, 8 puntos por encima de la penetración en las mencionadas calles comerciales. El estudio, bautizado como 'Franquímetro', se ha realizado además en cuatro ciudades, siendo Málaga la que presenta el mayor número de franquicias, por delante de Sevilla (23%), Las Palmas (24%) y Valencia (30%).

«Esto nos vuelve a remitir a la idea de que competir con grandes cadenas es difícil pero que la franquicia se presenta como la principal, podría decirse incluso que la única, alternativa del emprendedor para implantarse en este tipo de zonas», sostiene Martínez-Franco, quien matiza, no obstante, que es importante destacar que existen marcas locales bien implantadas, con más de tres establecimientos propios en las zonas estudiadas, «con un claro potencial franquiciador».

Para José Ángel Morales, de la consultora malagueña especializada en franquicias Musashi, estos datos responden al auge turístico que viene experimentando la ciudad en la última década, un fenómeno que se extiende a otros grandes núcleos de la Costa del Sol. «El comercio tradicional minorista lo tiene cada vez más complicado, porque las franquicias tienen las ventajas de las grandes empresas y de las pequeñas, de forma que pueden competir en mejores condiciones con la otra gran amenaza del sector, el comercio electrónico», sostiene. No obstante, Morales advierte de que en los últimos años se han visto muchas aperturas de franquicias pero también muchos cierres, y pone como ejemplo sectores como el de las peluquerías 'low-cost' o los centros de estética.

Precisamente en este último ámbito es en el que ha conseguido expandirse en apenas doce años la firma malagueña D-Uñas, impulsada por las emprendedoras Sandra Benzaquén y Mary Oaknin. Con una red de 170 centros, de los que 70 están en España y un centenar en Sudamérica, la empresa ha sabido ofrecer un nuevo concepto en los tratamientos de pedicura, manicura y belleza facial. La inversión mínima ronda los 25.000 euros. En la capital tienen ya nueve establecimientos y están a punto de abrir un décimo en el centro comercial Carrefour Los Patios, que está siendo remodelado. «Ofrecemos una opción muy asequible para el autoempleo, y garantizamos rentabilidad si hay trabajo e ilusión», sostiene Benzaquén.

Andalucía está por detrás de Madrid, Cataluña y Valencia en el ránking de franquicias y locales

Según el informe de FranquiShop, el perfil del emprendedor en franquicia en Málaga corresponde al de hombres o mujeres, indistintamente, de entre 35 y 45 años, interesados preferentemente por hostelería, lavanderías autoservicio, alimentación, moda y negocios emergentes de tecnología, con una capacidad de inversión media de 35.000 euros de fondos propios y con el objetivo de abrir su negocio en menos de seis meses.

En ese sentido, el responsable de la consultora Musashi asegura que cada vez tienen más clientes interesados en montar una franquicia. Como consejo general, Morales les dice que «esto no es la Bolsa». «Nos dicen que tienen 20.000 euros, que en qué sector invierten... Nosotros les respondemos que en aquello con lo que se identifiquen, en algo en lo que saben que van a trabajar bien». A juicio de este experto, Andalucía todavía tiene un largo camino que recorrer en el ámbito de las franquicias, ya que según los últimos datos de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF), la comunidad es la cuarta del país en número de enseñas, con 156, que suman 5.368 locales.

Estas franquicias generaron el pasado año una facturación acumulada de 1.017 millones, dando empleo a 14.588 personas, según el informe anual que elabora la AEF. «A nivel nacional estamos los cuartos, por detrás de Madrid, Cataluña y Valencia, cuando por población somos los primeros», afirma José Ángel Morales, quien destaca, no obstante, que el empresariado andaluz se está interesando cada vez más por esta fórmula de negocio.

Uno de los sectores en los que se está notando más esta pujanza es el de las heladerías artesanales. La malagueña Giolatto, impulsada por el maestro italiano Fausto Pellegrinetti, cuenta ya con ocho sucursales entre la provincia, Granada, Madrid, Sevilla y Córdoba. La inversión ronda los 115.000 euros, y siguen buscando socios para abrir nuevos locales.

En el terreno de la moda, Harper&Neyer, fundada por Nabil Salah y los hermanos Javier y Alberto Cerezo, está ultimando su salto a México, con un socio inversor. Además, preparan tres aperturas en Córdoba, Valencia y San Sebastián, con lo que alcanzarán los 12 locales, de los que tres son propios. El objetivo es llegar a los dos millones de facturación.

Las enseñas 'low-cost', en continua expansión

Franquicias que apenas requieren una inversión de 20.000 ó 25.000 euros. Esto es lo que se podrían denominar negocios en cadena 'low-cost', una fórmula que no ha dejado de crecer en los últimos años, por distintos motivos. En primer lugar, la crisis, y la dificultad para acceder al crédito. A esto se han sumado un buen número de sectores 'de moda', como las tienda de cigarrillos electrónicos, los centros de electroestimulación, la telefonía móvil, las perfumerías, la estética o el comercio minorista.

«Hay que tener mucho cuidado con las franquicias 'low-cost', ya que la clave de invertir en una franquicia es tener una asistencia continua y profesional durante toda la vigencia del contrato. No vale sólo que te cedan un rótulo y una marca. Por eso si es 'low-cost', debe haber un número importante de franquiciados para mantener la central de franquicia dotada de servicios y asistencia a los franquiciados», advierte Guillermo Bermúdez, profesor titular de Márketing y responsable de la cátedra de Franquicia de la UMA.

Para la asistente de dirección de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF), Verónica Zarco, el concepto 'low-cost' ha respondido a una realidad económica complicada, pero no ha dejado de confirmar que el franquiciado es, ante todo, un emprendedor. «Hay que asesorarse muy bien, realizar un estudio pormenorizado del mercado y no dejarse llevar por impulsos», advierte esta experta.

Una de las firmas malagueñas que más rápidamente ha crecido en los últimos años es HolaMOBI, dedicada a la telefonía y la fibra óptica. En apenas cinco años, cuentan ya con 104 centros HolaMOBI, de los que una veintena ofrecen además la reparación de terminales, así como una docena de HolaFIBRA. Con este último están entrando en núcleos de población pequeños y medianos, ofreciendo redes propias de fibra óptica. La inversión inicial para montar una tienda HolaMOBI es de apenas 18.500 euros, a los que se suman unos cánones fijos de unos 200 euros mensuales, según explica su fundadora, la malagueña María Salas. «Ofrecemos una oportunidad de autoempleo muy buena, con un seguimiento cercano y formación continua», asegura.

Y es que el modelo de franquicia no ha estado exento, en los últimos años, de ciertos escándalos, con enseñas que se han visto envueltas en denuncias de supuestas estafas. «Como en cualquier sector, la franquicia tiene modelos de gestión fiables y solventes y otros en los que el 'know-how' no es tan sólido y que crecen muy rápido sin adaptarse a los cambios del mercado», advierte Bermúdez, para quien el modelo de negocio «debe ser 'ganar-ganar', tanto para el franquiciador como para el franquiciado, y esto no siempre es así, abandonando a su suerte a los franquiciados sin darles herramientas adecuadas para ser competitivos y lograr unos resultados económicos que les permitan mantener su negocio», asegura.

El profesor de la UMA pone como ejemplo la venta 'on-line' de productos. «En muchas centrales ha generado desequilibrios entre franquiciadores, que han facturado más y han utilizado a las franquicias como centros de distribución, y franquiciados que han perdido cuota de mercado, especialmente en los años más críticos de la crisis», dice.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos