Franco Furniture vende ya un 20% en el mercado exterior

Los hermanos Franco con toda la plantilla, a las puertas de la fábrica de Lucena. /SUR
Los hermanos Franco con toda la plantilla, a las puertas de la fábrica de Lucena. / SUR
Tribuna BBVA

Este fabricante de muebles de forja y madera de Lucena se reinventó en el momento álgido de la crisis, combinando calidad y precio justo, y ha logrado acelerar su ritmo de ventas

E. FREIRE

La familia Franco empezó su negocio hace 40 años en un pequeño taller de orfebrería de Lucena.La artesanía en metales nobles y la forja eran la especialidad de «Paco Franco», el fundador, a quien se le conoció durante un tiempo en la localidad cordobesa como «El caudillo del Sol naciente», por un suculento contrato que firmó con un peculiar empresario japonés. Fue en una feria comercial de Tokio cuando Tatsuro Mihara se enamoró de sus artísticos paragüeros y le hizo un gran pedido con una condición: que los reconvirtiera en sofisticados cubos de basura.

El nipón llegó a visitar el taller de Lucena provisto de una lupa para examinar al detalle cada tornillo de los lujosos cubos de diseño que importó por miles. Eran los primeros años 90, antes de que la empresa diera un giro a su producción y empezara a fabricar, en 1996, muebles de forja y madera.

En el 2000 la familia fundó una nueva sociedad, F. Franco e Hijos, y en 2002 la empresa se trasladó a las actuales instalaciones, un centro productivo y logístico de 14.000 metros cuadrados, donde llegaron a trabajar 100 empleados. En esta evolución, la esposa del fundador, Toñi López, jugó «un papel esencial», destacan sus hijos, Juan José yPaco Franco, ya al frente de Franco Furniture, la marca comercial de la empresa.

Segunda generación

A esta segunda generación le tocó afrontar la crisis económica. «En 2011 tuvimos que reinventarnos, no solo en producto, sino en todas las áreas de negocio. Hicimos un estudio profundo de marketing y conseguimos encontrar nuestra identidad. Trazamos un plan de viabilidad y nos marcamos un plazo de dos años para reconducir la tendencia y recuperar ventas. Un año después no solo nos manteníamos vivos, sino que conseguimos abrirnos mercados extranjeros, como Estados Unidos, Canadá, Panamá o Rusia, donde nos hemos consolidado», explica Juan José Franco.

La empresa

Inicios.
Un pequeño taller de orfebrería fue el comienzo del negocio familiar fundado por la familia Franco en la localidad cordobesa de Lucena.
Instalaciones.
Franco Furniture tiene un centro de producción de muebles de forja y madera con almacén, oficinas y logística de 14.000 m2, donde trabajan 80 personas.
Negocio.
La empresa cordobesa prevé facturar este año 6 millones de euros, un 20% en los mercados exteriores.

Desde 2014 el crecimiento del negocio ha sido continuo y para este año la previsión de los empresarios cordobeses es alcanzar un volumen de negocio de 6 millones de euros tras crecer un 15%. Para llegar a esta cota han invertido en nuevos equipos de producción y diseño y en reforzar el personal. En esta remontada ha jugado un papel importante el departamento de I+D+i, al que destinan el 5% de las ventas anuales.

«Ya exportamos el 15% de nuestra producción y pretendemos llegar al 20% este año. La fábrica se nos está quedando pequeña», señala Juan José Franco. La firma de muebles abarca tanto el canal tradicional de tiendas, como estudios de decoración, que le abren la oportunidad de optar a proyectos de diseño integrales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos