Bruselas señala a Holanda por las ayudas fiscales a Ikea

Los Verdes de la Eurocámara cifraron hace unos meses en mil millones el dinero no pagado en impuestos entre 2009 y 2014

ADOLFO LORENTE

bruselas. Y ahora, Holanda. De nuevo, Holanda. El penúltimo escándalo fiscal en el corazón de la UE tuvo ayer como protagonistas a Ikea y los Países Bajos. Los temidos servicios de Competencia de la Comisión Europea anunciaron la apertura de una investigación en profundidad por supuestas ayudas de Estado ilegales, al sospechar que la multinacional habría evitado pagar los impuestos que le correspondían al servirse de dos trajes fiscales a medida ('tax rulings') diseñados por el Gobierno de La Haya. El entramado fiscal utilizaba Liechtenstein y Luxemburgo para supuestamente eludir su responsabilidad.

Como suele ser costumbre, el Ejecutivo comunitario no se atrevió a poner números encima de la mesa, pero el grupo de Los Verdes en el Parlamento Europeo publicó hace unos meses un estudio en el que cuantificaba en mil millones el dinero 'ahorrado' entre 2009 y 2014. Sólo en ese último año, la multinacional dejó de pagar 36,6 millones en Alemania; 23,8 millones en Francia; 11,6 millones en Reino Unido; 10,1 millones en Suecia; 7,7 millones en España y 7,5 millones en Bélgica, según el estudio.

La nueva investigación comienza en 2006, por lo que esta cifra podría quedarse corta en caso de que el informe tuviera cierta consistencia. «Esta decisión no presupone ningún resultado», matizan desde la Comisión. De momento, tanto los Países Bajos como el gigante sueco del mueble salieron al paso minutos después de conocerse la investigación para tender su mano y negarlo todo.

«El grupo Inter Ikea está comprometido a pagar impuestos de acuerdo con las leyes y regulaciones dónde quiera que operemos», señaló la compañía en un comunicado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos