Iberdrola prevé ganar 3.500 millones e invetir hasta 25.000 en 2020

La sede de Iberdrola en Bilbao.
La sede de Iberdrola en Bilbao. / F. Gómez
  • La compañía eléctrica obtiene un beneficio de 2.705 millones en 2016 por la evolución de su negocio en EE UU, cuya contribución al resultado aumentó un 53%

Iberdrola ha mejorado sus propias perspectivas empresariales de cara a los próximos años y ha actualizado sus Perspectivas Estratégicas 2016-2020 con un alza tanto en los beneficios que obtenga como, sobre todo, en las inversiones previstas para el final de ese periodo. La compañía que preside Ignacio Sánchez Galán espera culminar 2020 con unas ganancias de 3.500 millones de euros, lo que supondrá incrementarlas un 7,5% anualmente desde este momento.

Además, el grupo energético incrementará sus inversiones en 1.000 millones de euros, hasta alcanzar los 25.000 millones, frente a sus estimaciones iniciales, que se emplearán fudnamentalmente en nuevas plantas renovables en Estados Unidos. De esa cantida, un 90% se destinará a actividades reguladas o de contratos a largo plazo: al negocio de redes irá destinado un 42%, al de energías limpias otro 42% y al de generación regulada un 7%. La compañía prevé que todas estas áreas aportarán al grupo ocho de cada diez euros del resultado de explotación (Ebitda) dentro de cuatro años.

Estas mejorías en las perspectivas del grupo habilitarán la posibilidad de que Iberdrola aumente el dividendo que abona a sus accionistas en los próximos años hasta alcanzar una remuenración anual de entre 0,37 y 0,40 euros brutos por acción en 2020, mantienendo siempre un suelo de 0,31 euros.

Casi un12% más en 2016

La compañía, que es la segunda eléctrica europea por capitalización bursátil, ha podido renovar estas expectativas después de que el año pasado mejorara su beneficio neto un 11,7%, hasta 2.705 millones de euros, impulsada por la positiva evolución de su negocio en Estados Unidos, cuya contribución al resultado aumentó un 53%. De hecho, el grupo ha superado sus estimaciones para el periodo 2014-2016 al obtener un beneficio neto de 188 millones mayor del previsto para el final del trieno y acumulando un crecimiento medio anual en términos de Ebitda del 5,9% frente al 4% que se había marcado como objetivo.

Otros elementos positivos han sido la mejora operativa y del resultado financiero y las menores provisiones por el cierre de la central térmica de carbón de Logannet (Escocia), ha comunicado hoy la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El beneficio neto recurrente aumentó un 12% hasta alcanzar los 2.531,7 millones, mientras que el resultado bruto de explotación (ebitda) ascendió a 7.807,7 millones, un 5,5% más que en 2015, aunque el incremento fue del 8,2% si no se tiene en cuenta el efecto del tipo de cambio

Por el contrario, la cifra de negocio se redujo un 7%, hasta 29.215,4 millones. El negocio de Redes registró un ebitda de 4.081,7 millones, un 12,5% más que en 2015, y una cifra de ventas de 8.806,7 millones, lo que supone un incremento del 11,4%.

Energías renovables

En el negocio de Generación y Clientes, el ebitda descendió un 3%, hasta 2.253,3 millones, mientras que las ventas se redujeron un 13,4%, hasta 18.723 millones.

En la actividad de energías renovables, el ebitda cayó un 8,9%, hasta 1.500,2 millones, y la cifra de ventas lo hizo un 14%, hasta 2.399,6 millones.

Iberdrola invirtió 4.264,3 millones el año pasado, un 32,3% más que en 2015, de los que el 90% se destinó a negocios regulados o con contratos a largo plazo.

La deuda financiera neta se situó al cierre del año pasado en 29.414 millones, 1.347 millones más que en diciembre de 2015, por la anticipación de inversiones en energías renovables, principalmente marina (offshore).

Por este motivo, el apalancamiento pasa del 40,7% del cierre de 2015 al 42% al término de 2016.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate