Diario Sur

El consorcio del AVE a La Meca pospone su estreno otros 14 meses, a marzo de 2018

Visita, el pasado año, de Ana Pastor como ministra de Fomento a las obras del AVE.
Visita, el pasado año, de Ana Pastor como ministra de Fomento a las obras del AVE. / Efe
  • Las empresas españolas llegan a un principio de acuerdo con las autoridades saudíes, que les reconocen por ahora una compensación de 151 millones

Las autoridades ferroviarias de Arabia Saudí y el consorcio hispano-árabe que participa en la construcción del llamado AVE a La Meca han alcanzado un principio de acuerdo para posponer otros 14 meses el estreno oficial de esta megainfraestructura. La nueva fecha, que se fijará en una actualización del contrato, es marzo de 2018. El proyecto, adjudicado en 2011 por 6.736 millones de euros, es el concurso más caro conseguido en otro país por constructoras españolas.

Así, y aunque el pacto aún debe ser ratificado por los gobernantes saudíes, se cierra un año de desencuentros entre las empresas españolas del proyecto (las públicas Renfe y Adif, junto a las privadas OHL, ACS, Indra, Copasa y Talgo, entre otras) y la Organización Saudí de Ferrocarriles (SRO) por la demora en los trabajos y los sobrecostes. En el primer caso, los contratistas responsabilizan a otro consorcio chino-árabe, encargado de construir la plataforma donde luego se instalarían las vías y otros dispositivos.

Según fuentes empresariales, la SRO reconoce ahora esa circunstancia y por eso otorga 14 meses extra de prórroga para dejar a punto el AVE a La Meca, que se suman a otros 14 que ya habían sido concedidos tiempo atrás. Además, acepta compensar al consorcio hispano-árabe por los retrasos que sean achacables a causas ajenas a él. De momento, les reconoce una compensación de 600 millones de riyales saudíes (unos 151 millones de euros).

De esa suma, no obstante, solo 50 millones de euros corresponderían de forma estricta a sobrecostes, mientras otros 38 millones irían destinados a la puesta en marcha de los trenes de la línea (que pone Talgo) y 63 más para finalizar las estaciones (a manos de Renfe y Adif). Además, las autoridades saudíes han exigido que la explotación del grueso de la línea –para servicios especiales tipo ‘chárter’ o viajes concretos– comience a partir del 31 de diciembre de 2017, es decir, tres meses antes de la entrega oficial.

La última fase de estas negociaciones la ha llevado ‘in situ’ el presidente de Renfe, y a su vez del propio consorcio, Pablo Vázquez, que no ha podido contar con la presencia del Rey Felipe VI al aplazarse su viaje al país.

Megacontrato de trenes

De otro lado, la operadora tiene previsto anunciar la semana próxima el adjudicatario de su contrato para adquirir 15 nuevos trenes AVE, pedido ampliable hasta 30 unidades y que también incluye su mantenimiento por 30 años, prorrogables otros 10. La nueva flota incorporará las últimas tecnologías en material rodante. Podrán alcanzar hasta 320 kilómetros por hora, serán eficientes en términos de consumo de energía y mejorarán la conectividad con el viajero. El pliego determina, además, que deben contar con un mínimo de 400 plazas en dos clases, entre otras características.

El importe previsto del concurso alcanza los 2.642 millones de euros y, tras la eliminación de la oferta del fabricante canadiense Bombardier -su oferta ha sido invalidada al negarse a reconocer la validez del pliego de condiciones, puesto que lo ha recurrido ante la Audiencia Nacional-, la puja está en manos de cuatro compañías: Talgo, Alstom, CAF y Siemens. Según cálculos del sector, dado que el contrato recoge un coste máximo por unidad de 32 millones lo más probable es que la propuesta ganadora tenga que rebajarlo hasta los 28 millones, con un descuento del 10%.

El AVE, mientras tanto, mantiene su puja a nivel nacional con el avión con un crecimiento anual del 6,5% en su número de viajeros (de enero a septiembre), aunque por debajo de la subida del 9% en el transporte aéreo.