Farmacia hospitalaria sin fallos y a menor coste

Una técnico de farmacia trabaja en la unidad de gestión clínica del Complejo Hospitalario de Granada.
Una técnico de farmacia trabaja en la unidad de gestión clínica del Complejo Hospitalario de Granada. / Sur
  • La spin-off granadina Naranjo Intelligent Solutions y el SAS han patentado un sistema de dispensación de fármacos basado en inteligencia artificial y computación en la nube

En el ámbito de la farmacia hospitalaria se estima que el 40% de los errores se producen en la prescripción, el 25% en el proceso de administración y el 13% en las inexactitudes a la hora de transcribir la receta. Una patente andaluza, cuya marca comercial es Ipharma, ha conseguido eliminar los fallos en la entrega de los medicamentos a los pacientes hospitalizados, aliviar el trabajo de los técnicos de farmacia y enfermeros que se encargan de la dispensación y disminuir los costes de todo el proceso. Este método ha sido desarrollado por la spin-off andaluza Naranjo Intelligent Solutions (NIS), en colaboración con la Junta de Andalucía, investigadores del Complejo Hospitalario de Granada y el Instituto de Investigación Biosanitaria de la capital nazarí.

«Ocurrió el milagro, la transferencia de conocimiento», señala Jaime Matas, director general de NIS, donde se originó la idea en el año 2012. Esta pequeña empresa surgió en el departamento de arquitectura y tecnología de los computadores de la Escuela de Informática de la Universidad de Granada. Cinco ingenieros en paro, que veían el horizonte laboral muy negro en ese momento álgido de la crisis, decidieron «emprender a la americana», unirse como equipo y buscar un nicho de negocio en el que aplicar sus conocimientos de computación en la nube (cloud computing), circuitos y redes de sensores e inteligencia artificial.

«Dentro de la estructura económica de Granada vimos que uno de los mercados de más crecimiento era el sanitario», explica Jaime Matas. A partir de ahí, iniciaron contactos con investigadores médicos para detectar problemas que pudieran resolverse aplicando estas especialidades de ingeniería electrónica. «Nos centramos en la dispensación de fármacos hospitalaria y empezamos a prototipar una posible solución hasta que vimos que podía ser viable», explica el director general de NIS.

En 2014 se registró por primera vez Ipharma, de manera conjunta entre NIS y el Servicio Andaluz de Salud (SAS) y, posteriormente, se inició el informe de patente internacional. Actualmente, este sistema ha iniciado su camino comercial y se va a implantar en primera instancia en el Complejo Hospitalario Universitario de Granada, en el Parque Tecnológico de la Salud. La idea es extenderlo a otros centros españoles, públicos y privados, y salir al exterior, con Chile como un primer mercado objetivo.

A través de señales visuales, que iluminan la localización, y auditivas, que fijan el número de fármacos, el sistema lee la prescripción del médico e indica al técnico de farmacia de dónde tiene que coger el medicamento en el almacén y en qué cajetilla tiene que depositarlo para un paciente concreto.