Gas Natural apostará por las renovables en su próximo plan estratégico

  • El consejero delegado, Rafael Villaseca, considera “necesarias las ayudas” para implantar más energías verdes aunque rechaza los descuentos masivos aplicados en la última subasta

  • La compañía, que ganó un 2,7% el año pasado en buena medida por su posición internacional, no espera más grandes caídas del crudo

El próximo plan estratégico de Gas Natural Fenosa tendrá a las energías renovables en su punto de mira. Así lo ha explicado el consejero delegado de la compañía, Rafael Villaseca, durante la presentación de resultados anuales de la firma, al expresar que apostarán por este sector “sin ningún género de dudas”, aunque ha matizado que lo harán “en la medida que se continúen los apoyos públicos” para que la corporación “vaya actuando en consecuencia”.

El de las energías limpias será uno de los pilares en los que se centre la planificación de la gasista entre 2016 y 2018, una vez cumplido el anterior plan “de forma satisfactoria, como habíamos anticipado a los mercados”, ha explicado Villaseca. Gas Natural Fenosa participó en la última subasta de energía eólica lanzada por el Ministerio de Industria, con 500 megavatios eólicos y 200 de biomasa, aunque quedó fuera de la operación ante las agresivas ofertas de algunos operadores, que ofrecieron descuentos de hasta el 100% en sus ofertas para adjudicarse esos paquetes energéticos. El consejero delegado de la compañía ha indicado que, en cualquier caso, “no es posible un despliegue masivo de energías como la eólica o la fotovoltaica sin las ayudas”. A pesar de que la corporación ha construido en Galicia parque de molinos de viento sin subvenciones, “esta no es la regla, sino simplemente una excepción”. La empresa sí consiguió hacerse con parte de la subasta de eólicas de Canarias, desarrollada el año pasado.

Rafael Villaseca ha reconocido el impacto que los precios de las materias primas -con el petróleo a la cabeza- han provocado en las compañías del sector, incluida Gas Natural Fenosa. “Han deprimido a todas las energéticas”, sostiene el consejero delegado. Aunque también ha anticipado que, de cara a este ejercicio, “no parece razonable esperar mayores bajadas” que las registradas hasta ahora. “En algún momento irán al alza, pero no sé cuándo”, ha afirmado.

A pesar del complejo entorno energético, Gas Natural Fenosa consiguió aumentar un 2,7% su beneficio neto en 2015, hasta los 1.502 millones de euros. La firma mejoró su Ebitda (resultados antes de impuestos y amortizaciones) hasta los 5.376 millones, un 10,8% más que en el ejercicio anterior. El peso de las actividades internacionales en la estructura del grupo es fundamental para analizar estas cuentas empresariales. Porque el 48% del Ebitda de la empresa provienen del exterior. Villaseca ha mostrado su satisfacción por haber superado en estos tres últimos años los objetivos de beneficio antes de impuestos (unos 5.300 millones de euros frente a los 5.000 estimados), en beneficio neto (1.500 millones), deuda neta sobre Ebitda (3.000 millones) y pay-out del dividendo (por encima del 62%).

La firma esperará al próximo mes de mayo, cuando presente el nuevo plan estratégico a tres años vista, para determinar la nueva política de retribución a sus accionistas. “Cuando lo hagamos público veremos cómo será”, ha anticipado Villaseca, quien ha recordado que la rentabilidad otorgada al accionista desde 2013 ha superado el 58% entre la revalorización de la cotización (jn 38,6%) y el dividendo (casi un 20%).

En torno al papel que juega Repsol como uno de los accionistas de referencia -la petrolera ostenta un 30% de las acciones de la gasista-, Rafael Villaseca no ha querido pronunciarse en torno a cualquier posible movimiento corporativo que pueda afectar a Gas Natural Fenosa, ante la debilidad que muestra la petrolera por la caída de los precios del crudo. “No ha habido ninguna consideración en torno a ninguna fusión”, ha afirmado tajante durante su intervención.