Repsol provisiona 2.900 millones y perderá 1.200 en 2015 por la debacle del crudo

Un hombre camina ante el logo de Repsol en la sede de la compañía en Madrid.
Un hombre camina ante el logo de Repsol en la sede de la compañía en Madrid. / Susana Vera (Reuters)
  • La petrolera incidirá en los recortes para hacer frente a un barril por debajo de los 50 dólares, la peor estimación de su plan estratégico

El consejo de administración de Repsol ha decidido hacer frente al desplome del precio del petróleo autorizando unas provisiones por valor de 2.900 millones de euros. La compañía sigue la estela del resto de firmas del sector al realizar este saneamiento para hacer frente a un complejo escenario después de que el precio del barril de Brent haya caído por debajo de los 28 dólares, aunque ayer cotizaba en el entorno de los 33,5 dólares.

Con esta medida llevada a cabo con «máxima prudencia», según fuentes de la sociedad, Repsol ha modificado las previsiones de sus resultados de 2015, que hará públicos a finales de febrero. El resultado neto arrojará unas pérdidas de 1.200 millones frente a los 1.612 millones que ganó en 2014. Si no se tienen en cuenta estas variables extraordinarias, lograría un beneficio de 1.850 millones, un 8% más que en el ejercicio anterior, superando sus cálculos, que anticiparon un resultado de entre 1.600 y 1.800 millones. La petrolera consiguió reducir su deuda en más de 1.000 millones a pesar del escenario adverso del año pasado.

El impacto del crudo en el negocio de Repsol obligó al consejero delegado, Josu Jon Imaz, a elaborar un plan estratégico a cinco años en el que, en el peor de los escenarios, contemplaba un precio del barril en el entorno de los 50 dólares. Con la materia prima depreciada hasta un 33% con respecto a esa estimación, la petrolera también va a reforzar las medidas que tenía pensado tomar para hacer frente a esta crisis del ‘oro líquido’. Se aplicará un recorte de las inversiones del 20%; se potenciarán las sinergias –sobre todo las relacionadas con la adquisición de Talisman– con las que se ahorrarán hasta 400 millones al año;y se profundizará en el plan de desinversiones.

El negocio del refino (‘downstream’), que consiguió un resultado estimado en 490 millones, compensó en el último trimestre –con los precios del crudo en mínimos– las pérdidas del de producción (‘upstream’), de 270 millones.

Temas