Victoria estrena su nueva fábrica y ya estudia inversiones millonarias para ampliar producción

La inauguración de la planta de producción reunió a cientos de invitados
La inauguración de la planta de producción reunió a cientos de invitados / Francis Silva

El Grupo Damm sella su apuesta por Málaga con una planta que empieza fabricando 1,2 millones de litros al año y en la que se planean inversiones por valor de 15 millones

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

Al apellido ‘Malagueña y Exquisita’, Cervezas Victoria puede añadir ya el de ‘Hecho en Málaga’. La emblemática marca celebró ayer, en vísperas del día de la Patrona que le da nombre, la inauguración de su nueva fábrica, donde paulatinamente quiere ir concentrando toda su producción. La planta, que contribuye al resurgir industrial que tanto necesita Málaga, cuenta con 40 empleados directos y realiza de principio a fin el proceso de elaboración y envasado de la cerveza.

La apuesta de Victoria por volver a fabricar en Málaga después de un paréntesis de dos décadas (la anterior fábrica cerró en 1996) ha supuesto una inversión de 6 millones de euros por parte de Grupo Damm, propietario de la marca desde 2001 (antes perteneció a Heineken-Cruzcampo y previamente a la familia fundadora, los Franquelo). Esta decisión de comprometerse industrialmente con la ciudad es consecuencia lógica de otra decisión tomada hace diez años: la de relanzar comercialmente Victoria. El secretario del consejo de administración de Damm, Ramón Agenjo, explicaba así ayer ante las autoridades que acudieron a la inauguración las razones por las que se ‘enamoraron’ de Victoria: «Nos gustan las marcas locales por los sentimientos y recuerdos que suscitan en la gente y marcas como Victoria, con este arraigo en la ciudad, no hay muchas. Es una marca con alma». Ahora, con producción local, se abre una nueva etapa en la que la cervecera pretende estrechar aún más su vínculo con la ciudad.

En realidad, la apertura de la fábrica es sólo el principio, como comentaba ayer el maestro cervecero y jefe de planta, Eduardo Sall. «Se están estudiando una serie de inversiones para ampliar las líneas de envasado a corto plazo por valor de 15 millones de euros adicionales», afirmaba. La planta se estrena con un ritmo de producción de alrededor de 1,2 millones de litros anuales, pero con dichas inversiones podrá alcanzar los 3 millones de litros. Y ése no es su techo. A largo plazo, la fábrica está preparada para poder seguir creciendo hasta alcanzar los 15 ó 20 millones de litros anuales según vayan instalándose más líneas de producción y envasado.

La historia

1928. El 8 de septiembre de este año, coincidiendo con la celebración de la Patrona de Málaga, se inauguraba la fábrica de Cervezas Victoria en una antigua tonelería de El Perchel. La montaron Luis y Ramón Franquelo con 1.200.000 pesetas. Tenía 100 empleados.

¿Quién era el ‘gordo de la Victoria’? A finales de los 50 se popularizó este cartel como imagen de Victoria, y, por extensión, de la ciudad. Luis Franquelo tuvo la idea de mostrar a un turista alemán que calmaba el calor con una cerveza. En aquella época había quien, en lugar de «una Victoria», pedía en el bar «una Pepe Mena», en referencia a un concejal que se parecía mucho al protagonista del cartel.

Auge y decadencia: Victoria vivió su máximo esplendor en la década de los 60, con el boom turístico de la Costa del Sol. A comienzos de la década de los 90 fue adquirida por Cruzcampo, que cerró la fábrica en 1996. En 2001 Grupo Damn compra la marca y en 2007 decide relanzarla.

Con una enorme fachada de vidrio transparente, una estructura dominada por el acero blanco y un gran rótulo que reza «Victoria. Málaga 1928», la flamante planta de producción de Cervezas Victoria está ubicada en el polígono la Azucarera, bien a la vista desde la carretera N-340. Y no es casualidad esta ubicación. Grupo Damn no ha querido construir una factoría al uso. «Deseamos que sea una fábrica abierta a la ciudad», explicó ayer el director general de la compañía, Jorge Villavecchia. Por eso el estudio de arquitectos malagueño Gana ha diseñado un edificio dominado por la luz y el cristal, que facilita la observación directa por parte de los visitantes de los procesos productivos y cuenta además con una amplia sala multiusos pensada para albergar catas, eventos o conciertos acústicos. La planta, de 3.374 metros cuadrados construidos, también tiene un pequeño museo donde se cuenta la historia de la emblemática marca desde su fundación el 8 de septiembre de 1928 por parte de la familia Franquelo en El Perchel. Y, por supuesto, una barra de degustación donde culminan las visitas guiadas que estarán abiertas «a todos los malagueños», incidió el responsable de relaciones externas de Victoria, Sergio Ragel.

«No hay muchas marcas con el arraigo de Victoria. Es una marca con alma» Ramón Agenjo Consejero de Grupo Damn

«Estoy convencido de que es un proyecto de futuro y de permanencia» Javier Carnero Consejero de Empleo

«Grupo Damm demuestra una sensibilidad especial con la ciudad» Francisco de la Torre Alcalde de Málaga

Antonio Galisteo, socio de Gana Arquitectura, destacaba ayer el «reto profesional» que ha supuesto «aunar varios usos que no suelen ir unidos en un edificio», como es la producción, la atención al público y el trabajo de oficina. «Queríamos que todo esté conectado; que un visitante pueda degustar una cerveza mientras ve cómo se produce», añadía Ragel.

La fábrica se inauguró ayer, pero lleva unas tres semanas ya surtiendo de cerveza a bares, restaurantes y supermercados malagueños. Actualmente envasa su producto en dos formatos: barril y botella de un tercio no retornable. Además, cuenta con el sistema ‘beer drive’, que lleva directamente la cerveza desde la bodega a los negocios de hostelería que disponen de sus propios tanques en camiones cisterna refrigerados. Los demás formatos que se venden en comercios, como son la lata y la botella de un litro, se siguen fabricando por ahora en la planta de Damn en Murcia. «La idea es ir concentrando aquí paulatinamente toda la producción de la cerveza que se consume en Málaga y provincia conforme vayamos instalando más líneas de envasado», apuntaba Sall. En el futuro no se descarta tampoco introducir más variedades que acompañen a la clásica ‘lager’.

Noticias relacionadas

En esta nueva planta, que acoge también las oficinas comerciales de la marca, trabajan 40 personas en plantilla a las que hay que sumar los empleados indirectos de seguridad, limpieza o marketing. Su superficie total es de 3.374 metros cuadrados.

La marca no se atreve a cuantificar el efecto que va a tener en sus ventas esta apuesta por volver a producir en Málaga, pero sus responsables se muestran muy ilusionados. «Estamos como niños con zapatos nuevos», confesaba ayer Ragel.

Fotos

Vídeos