Veinte años de genética malagueña para la comunidad científica internacional

Mercedes Hernández y Juan López en la sede de Genetaq. /F. Torres
Mercedes Hernández y Juan López en la sede de Genetaq. / F. Torres

Genetaq permanece conectado a instituciones de todo el mundo gracias a su conocimiento de los últimos sistemas en el campo del estudio del ADN

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Mercedes Fernández y Juan López trabajaban como biólogos en un hospital. Tras encadenar varias becas decidieron lanzarse a un sector que por aquel entonces, en 1998, era un gran desconocido para la ciencia. Nació así Genetaq, el que fue el primer laboratorio de genética de Andalucía y uno de los cinco primeros de toda España. Hoy en día son pioneros en el estudio y diagnóstico de enfermedades raras a través del genoma humano y trabajan con cientos de instituciones públicas y privadas de todo el mundo, sin perder la esencia familiar.

En el inicio de la actividad de la empresa, las enfermedades raras eran un área sanitaria muy desconocida, pero con el avance de las herramientas para conocer el ADN -en el 2001 se consiguió secuenciar el genoma completo y más tarde llegó la secuenciación masiva-, «las enfermedades raras han dejado de ser tan raras y se han convertido en una rutina más dentro de los hospitales», apunta López. Genetaq ha vivido este crecimiento del interés por la genética manteniendo su calidad y perspectiva científica.

Fernández apunta que en la empresa malagueña no trabajan directamente con los pacientes, sino con hospitales y laboratorios de todo el mundo, formando parte de los procesos de diagnosis en diferentes fases, sin importar el lugar del planeta en el que se esté desarrollando. Esta conexión global se ha producido gracias a los contactos generados por el laboratorio al ofrecer servicios pioneros (tanto por los procesos como por los materiales) a lo largo de estos años. Gracias a esto, trabajan mano a mano con otros laboratorios en los cinco continentes. «Lo que hacemos nosotros se hace en muy pocos sitios del mundo», apunta la propietaria.

La secuenciación masiva es uno de los grandes hitos de este campo y, por tanto, uno de los bastiones con los que trabajan en Genetaq. «Hace tres años adquirimos un equipo especializado y decidimos crear un departamento de bioinformática», explica Hernández. En ese equipo trabaja un matemático encargado de procesar el gran flujo de datos que se obtienen con esta técnica. «Hace falta un equipo multidisciplinar amplio y experto tanto en clínica como en matemáticas para sacar el máximo provecho de esta información», matiza López.

Los datos

20
El laboratorio malagueño Genetaq lleva 20 años liderando el sector genético en Andalucía trabajando con entidades de todo el mundo.
20
La plantilla de la empresa está compuesta por un equipo multidisciplinar de una veintena de personas. En él trabajan biólogos, genetistas, técnicos y matemáticos centrados en enfermedades raras. Esta combinación de especialistas es esencial para cumplir con sus objetivos.

Proceso complejo

Esta forma de secuenciar el ADN permite dar diagnóstico al gran volumen de personas que sufren enfermedades raras en el mundo. «No es sólo la tecnología», apunta López: «Aquí la genética es bastante más compleja; los resultados que salen se analizan clínicamente en nuestro laboratorio y luego llegan al hospital, donde vuelven a ser analizados».

Algunos colaboradores del Genetaq trabajan enviando directamente los resultados del secuenciador, por lo que el trabajo de análisis del laboratorio malagueño cobra un significado especial ya que las nuevas tecnologías del mundo globalizado permiten descomponer el proceso en tantas partes como sea necesario.

En la sede del laboratorio trabajan veinte personas, una cifra discreta si se compara con otros centros del sector con plantillas mucho más grandes. Según explican los propietarios, las grandes corporaciones están absorbiendo el tejido empresarial de la genética. Los malagueños no descartan unirse a algún grupo, pero solo si el cambio les permitiera mantener la calidad por encima del volumen de negocio.

El laboratorio malagueño Genetaq lleva 20 años liderando el sector genético en Andalucía trabajando con entidades de todo el mundo.

La plantilla de la empresa está compuesta por un equipo multidisciplinar de una veintena de personas. En él trabajan biólogos, genetistas, técnicos y matemáticos centrados en enfermedades raras. Esta combinación de especialistas es esencial para cumplir con sus objetivos.

La genética se abre paso a nuevas vías de negocio

Los avances en el material necesario para desarrollar estudios genéticos ha hecho que se democratice el acceso a aparatajes básicos con los que abrir nuevas líneas de negocio. De hecho, numerosas empresas se están especializando en ofrecer estudios genéticos con fines preventivos como un producto en sí. Otras compañías ponen al alcance de sus clientes test de paternidad a un módico precio.

Los propietarios de Genetaq, especializados en enfermedades raras (un sector que poco o nada tiene que ver con las alternativas antes mencionadas), recomiendan cautela con este tipo de servicio:«Es necesario que alguien interprete los resultados», matiza Juan López. «Muchos de los precios que se ven dejan claro que el resultado no puede ser gran cosa», matiza Mercedes Hernández.

López explica que la genética necesita de una interpretación concreta, ya que de por sí los resultados no dicen nada.

En el caso de las enfermedades raras, la genética marca las posibles enfermedades y cómo le afectan los factores externos (ambiente, alimentación, exposición a diferentes agentes...), por lo que se estudia todo en contexto.

Ambos coinciden en que es normal que el acceso a la tecnología abra nuevas vías de negocio, aunque no suponen una amenaza para Genetaq. Ponen como ejemplo el uso de los laboratorios para los test de paternidad:«Esos resultados no tienen validez ante un juez».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos