Sanamar refuerza su línea de pescado elaborado

Francisco y Jesús Gutiérrez, segunda generación familiar. /SUR
Francisco y Jesús Gutiérrez, segunda generación familiar. / SUR
Tribuna BBVA-SUR

Esta empresa familiar malagueña de segunda generación, que fue pionera hace 40 años en la distribución de pescado congelado, ha triplicado su negocio en el último quinquenio

E. FREIREMálaga

Un pequeño saladero de pescado en el Puerto de Málaga fue la primera sede de Sanamar, antes conocida como Congelados Machuca-Gutiérrez, los apellidos de sus dos socios fundadores. El saladero es hoy uno de los tres puntos de venta de la compañía, junto a los de Mercamálaga y el Polígono Guadalhorce, donde se encuentran la nave central y la sede social. Una delegación abierta en 2017 en Jaén es la última expansión de esta firma, que hoy está en manos de la familia Gutiérrez en solitario.

El fundador, Francisco Gutiérrez, fue un pionero de la distribución de pescado congelado en Andalucía cuando en 1979 empezó a repartir pedidos con su mobilete por los comercios del centro de Málaga. Las ventas aumentaron y en 1986 decidió dar un salto y establecerse en unas instalaciones con mayor capacidad de frío y de almacén, donde se ha mantenido hasta hoy. 

Los hermanos Jesús y Francisco Gutiérrez, la segunda generación de la empresa familiar, están ya al frente de la compañía, que ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos cinco años. «Hemos triplicado la plantilla y la facturación. Con la evolución y la dimensión que ha adquirido la empresa decidimos hace dos años cambiar el nombre comercial para adaptarlo a los nuevos tiempos y elegimos la marca Sanamar», explican los gerentes.

La firma malagueña se ha convertido en una de las principales empresas de pescados y mariscos congelados de Andalucía, con alrededor de 10 millones de kilos comercializados y unas ventas de 23 millones de euros en 2017 (en 2012 facturaba ocho millones). Su plantilla ha crecido al mismo ritmo y está formada por 67 trabajadores, que son «la parte esencial de la empresa», destacan los hermanos Gutiérrez.

La actividad de Sanamar se centra en la distribución y elaboración propia de alimentos congelados para clientes profesionales (mayoristas, restaurantes, pescaderías, tiendas de congelados, supermercados y hoteles, entre otros). Su cartera se compone de más de 600 referencias entre pescados, mariscos, precocinados, verduras y carnes.

Actualmente, en torno al 85% del negocio se centra en la distribución de producto sin elaborar y solo un 15%, de pescado preparado en filetes, rodajas, taquitos o lomitos. «Estamos apostando por crecer en este segmento y hemos invertido un millón de euros en ampliar y modernizar nuestra sala de elaboración», explican los empresarios.

El mercado internacional, especialmente el europeo, en el que todavía Sanamar está con pedidos puntuales, es otra de las estrategias de crecimiento.

Inicios
Francisco Gutiérrez empezó en 1979 en un pequeño saladero del Puerto de Málaga a vender pescado congelado en su mobilete.
Instalaciones
Sanamar tiene tres puntos de venta situados en el Puerto malagueño, Mercamálaga y el Polígono Guadalhorce, donde tiene su sede. En 2017 abrió delegación en Jaén
Negocio
Sus ventas alcanzaron 23 millones de euros en 2017 con alrededor de 10 millones de kilos comercializados

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos