Rutas para conocer los entresijos de la Semana Santa de Málaga

Rocío Oliva y Victoria Blanco son las fundadoras de Cicerones Málaga. / SUR

Cicerones Málaga reivindica la riqueza de la Semana de Pasión y organiza visitas para profundizar en el patrimonio cofrade

FERNANDO MORGADO

El nacimiento de Cicerones Málaga no podría haberse producido en un lugar más apropiado: la Agrupación de Cofradías de Málaga. Allí, en un curso organizado por la propia agrupación, se conocieron Rocío Oliva y Victoria Blanco. La primera, de 31 años, licenciada en Administración y Dirección de Empresas, se encontraba en paro tras desarrollar la mayor parte de su carrera profesional en el sector de la banca. Blanco, por su parte, tiene 29 años y es agente de viajes. Ambas comparten una pasión: la Semana Santa. «En el curso nos dimos cuenta de que existía un nicho de mercado que no estaba cubierto dentro de la oferta turística de Málaga», asegura Oliva. Y ese nicho no era otro que el de la «tradición más arraigada de la ciudad».

Una idea finalista del Premio Júnior del IMFE

Cicerones Málaga ha sido elegida por el Instituto Municipal para la Formación y el Empleo (IMFE) como finalista de la decimoquinta edición del Premio Júnior para empresas. Para las fundadoras de Cicerones, esta es «una oportunidad única» no solo de darse a conocer y obtener el reconocimiento de la institución, sino también de ganar un premio que supondría un «empujón» muy importante para su futuro.

Desde el pasado mes de febrero salen a la calle una media de tres veces por semana para guiar a grupos de 20 personas en las rutas que organiza su empresa, Cicerones Málaga, por los tesoros de la cultura cofrade local. Su intención es clara: «Que la persona que llega a Málaga y que no conoce esta tradición pueda llevarse a casa una idea de lo que es y cómo funciona, así como el sentimiento que generan en los malagueños nuestras cofradías y hermandades», apunta Blanco. Malagueños que, aunque conocen la Semana Santa a la perfección, también pueden ser ‘turistas’ en su propia ciudad y descubrir lugares, curiosidades, leyendas y detalles del patrimonio cofrade gracias a Cicerones Málaga. «Cuando ves una procesión por la calle es imposible apreciar la filigrana de la corona de la Virgen, el bordado de la saya… En nuestras rutas podemos ver esos tesoros muy de cerca y valorar el trabajo de los artistas que los crean», explica Oliva.

En este momento ofertan en su web seis rutas fijas, que cambian cada cierto tiempo para incluir otras cofradías. La más popular es la ruta de las ‘Grandes Devociones’, un recorrido por las hermandades más conocidas fuera de Málaga. Además, se puede elegir entre las rutas ‘Intramuros’, ‘Entre dos Barrios’, ‘Molinillo’, ‘Victoriana’ y ‘Cofradías del Centro’. Este fin de semana han organizado dos visitas debido a la salida extraordinaria del Cristo de la Columna de los Gitanos. En la del viernes, los cicerones acompañaron a los interesados a ver el traslado, mientras que el sábado el recorrido les permitió ver de cerca todos los enseres y últimos preparativos por la mañana y la procesión desde un balcón por la noche.

Tanto Rocío Oliva como Victoria Blanco coinciden en que están encontrando muchas facilidades por parte de las cofradías para realizar sus rutas. «Intentamos hacerles ver que cuanto más éxito tenga esta idea, más beneficios tendrán Málaga, los malagueños y las propias cofradías», comenta Blanco, para la cual la capital posee un patrimonio cofrade que actualmente está «escondido». «Para que se reconozca el esfuerzo y el trabajo que hay detrás de la Semana Santa hay que abrir las puertas a los turistas. Lo que no se enseña, no existe», añade.

A la carta

Además de las rutas fijas, Cicerones Málaga ofrece otras a la carta, en las que el visitante propone las hermandades o lugares a los que quiere ir, y un servicio de acompañamiento cofrade. «Consiste en acompañar al interesado a la salida procesional de una o varias cofradías tanto en Semana Santa como en extraordinarias. Les explicamos in situ qué están viendo, en qué deben fijarse, por qué está ocurriendo un determinado acto, o resolvemos cualquier duda que tengan. Todo ello adaptado a las necesidades y particularidades de cada persona», declara Oliva. La empresa cuenta con un grupo de cicerones que contratan en función de la demanda, aunque esperan crecer pronto y poder ampliar el equipo. Ahora se hacen cargo también de los Encuentros de Arte Cofrade, dirigidos a los jóvenes malagueños, organizados por la Agrupación de Cofradías y subvencionados por la Junta de Andalucía.

Las dos socias se han beneficiado en su proyecto de un conocimiento que han ido adquiriendo sin darse cuenta desde que eran pequeñas. Victoria Blanco es cofrade desde la cuna. En su familia hay una gran tradición y ella es hermana de la cofradía del Amor y la Caridad y hermana y miembro de la junta de gobierno de la hermandad de Nueva Esperanza. Rocío Oliva pertenece a la hermandad de Mediadora, en la que también sale su hijo de dos años. «Consideramos que no es algo que se pueda aprender de un día para otro. Hay que tener un sentimiento cofrade para transmitirlo a los visitantes», aseguran.

Pero la creación de Cicerones Málaga no ha sido precisamente un camino de rosas. «Todo el proceso ha sido demasiado lento. Documentos, permisos, poner de acuerdo a diferentes entidades… Además, siempre te dicen que para este tipo de iniciativas existen subvenciones, y por ahora no nos hemos beneficiado de ninguna», responde Blanco. Eso sí, han contado con el apoyo de la Agrupación de Cofradías y de sus familias. «Son los que están sufriendo nuestros nervios y ausencias por las reuniones, visitas y todo ese trabajo que no se ve pero que nos ocupa mucho tiempo», apuntan.

Fotos

Vídeos