De ruta por los Pirineos desde el salón de casa: así es la bicicleta virtual diseñada en Málaga

De ruta por los Pirineos desde el salón de casa: así es la bicicleta virtual diseñada en Málaga

El estudio malagueño ROJOmandarina se hace con el galardón ‘Clap’ con un proyecto que permitirá al usuario vivir la experiencia del ciclismo sin salir de la vivienda

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Las bicicletas estáticas hace ya muchos años que forman parte de cualquier gimnasio y de algunos hogares. Sin embargo, lo que la empresa malagueña ROJOmandarina Studio plantea es una revolución absoluta en este producto, ya que acaba de diseñar una bicicleta estática conjugada con la realidad virtual; o lo que es lo mismo, un dispositivo que imita, por ejemplo, cambios de rasante, y que se utiliza con unas gafas que simulan una ruta por carretera.

Precisamente, este producto a ha hecho que ROJOmandarina Studio haya alcanzado la excelencia internacional en el mundo del diseño y la ingeniería industrial, al ser galardonada con el Premio Clap 2017; en la categoría de Diseño Industrial Miscelánea.

Tal como explicaban en una nota de prensa, los Premios Clap son reconocidos a nivel mundial por todo este segmento profesional. Han contado en esta, su quinta edición, con más de 500 trabajos presentados, entre España y toda Iberoamérica. Están promovidos por VEREDICTAS Internacional, agencia especializada en la gestión de estándares de excelencia y calidad con más de 20 años de trayectoria.

La distinción Platinum de esta categoría ha recaído gracias a su trabajo ‘Rudder Bike’, una bicicleta estática «totalmente diferente a lo conocido hasta ahora». ‘Rudder Bike’ es un aparato deportivo que permite realizar rutas ciclistas con perfiles, climatologías y dificultades varias, gracias a su conexión con gafas de realidad virtual y la implementación de movimientos que simulan giros y cuestas.

Ana Monreal e Inés Millán son las diseñadoras de todos los productos de ROJOmandarina.
Ana Monreal e Inés Millán son las diseñadoras de todos los productos de ROJOmandarina.

«Es decir, sin salir de casa, se podrá experimentar con realismo como si se atravesaran en las rampas más empinadas del Tour de Francia, lloviendo en las bajadas más vertiginosas de los Pirineos o; simplemente, plantear una etapa tranquila con un tiempo totalmente soleado. Gracias a la tecnología, estos entrenamientos se presentan mucho más divertidos y reales», apuntan.

Tal como explica a SUR Ana Monreal, cofundadora de la empresa junto a Inés Millán, en estos momentos se encuentran ya buscando financiación para poder desarrollarla. «A nivel general se está invirtiendo mucho en el sector de la realidad virtual. Es cierto que esta tecnología no está del todo desarrollada como para que toda la gente la utilice, pero ahora está en auge y el día que esté más avanzada será absolutamente cotidiano», apunta.

Diseñada para integrarse con el mobiliario del hogar, explica que ésta sale de la apariencia deportiva típica de las bicicletas estáticas, y cuenta con una estética «totalmente rompedora». Está hecha además con materiales ligeros y sostenibles como el bambú y el aluminio, para un fácil transporte y respetar al máximo su impacto en el Medio Ambiente. «Es una bicicleta que te motiva para hacer deporte, que llama tu atención para que no ocurra como con esos aparatos que te aburres a las pocas semanas de comprarlo y luego no sabes dónde esconderlo, y además tiene una estética que ayuda a decorar tu casa», sostiene la cofundadora.

El estudio centra parte de su actividad en diseñar productos para otras empresas

Ana Monreal insiste en que con este diseño se trata de cumplir al máximo con los objetivos del mundo de la ingeniería industrial, funcionalidad (aunando deporte y salud sin salir de casa); innovación, ya que rompe con los estándares de este tipo de dispositivos, y rentabilidad; hablando de un producto con un alto valor añadido que ya conoce el mercado y que ha funcionado entre los consumidores en distintas épocas. «De ahí que ya haya varias empresas interesadas en la elaboración de un prototipo, para plantear a posteriori su salida al mercado y posible fabricación en serie», añade.

Diseño propio y ajeno

Además de la bicicleta, que es un proyecto propio, el estudio ROJOmandarina también asesora o incluso gestiona de manera integral la fabricación y la introducción en el mercado de sus propios diseños o los encargados por sus clientes, complementando sus servicios de diseño industrial e ingeniería derivada del diseño con los servicios de Branding (gestión de marca) y diseño gráfico para todo el proceso de la imagen corporativa del producto. «Uno de nuestros últimos diseños viene de una idea de un cliente que se dedica a la compraventa de maquinaria industrial. Quería construir una tabla de embutidos manual, ya que las de ahora son grandes y caras. Después de varias pruebas hemos conseguido una máquina manual que ata embutidos y parece que lo haya hecho una persona. Se introdujo un pedal para tener las manos libres», explica Monreal.

De momento, la proyección de ROJOmandarina es seguir creciendo, y para este año esperar incorporar dos nuevos trabajadores al que ya tienen en estos casi tres años desde que se fundara la compañía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos