Los municipios de interior de Málaga buscan su espacio en el mercado industrial

Vista aérea del polígono Las Viñas, en Mollina. /SUR
Vista aérea del polígono Las Viñas, en Mollina. / SUR

Sierra de Yeguas, Mollina o Alameda promocionan sus parques empresariales y polígonos por el valor de su ubicación geográfica y el bajo coste del suelo

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

El sector industrial en la provincia de Málaga vive tiempos complejos. Mientras que en la capital y en la Costa del Sol la demanda de empresas que quieren comenzar su actividad en la zona ha crecido hasta saturar el mercado y agotar la oferta, los municipios del interior mantienen sus parques empresariales con gran cantidad de metros urbanizados, equipados y disponibles. Estas dos realidades han derivado en una iniciativa, similar y simultánea en muchos casos, por parte de los ayuntamientos, que quieren rentabilizar los terrenos. Dicha intención ha dado algunos frutos con varias operaciones importantes, pero sigue sin hacer frente a la fuerte demanda de la capital, marcada por la necesidad de creación de grandes centros logísticos -esta semana se supo la intención de Amazon de instalarse en la ciudad-.

Los datos

30.000
Procavi adquiere una parcela de 30.000 metros cuadrados en un polígono de Sierra de Yeguas que hasta ahora sólo contaba con una empresa en activo.
5
En Mollina hay cinco polígonos industriales y la oferta de suelo disponible es muy amplia pese a las últimas incorporaciones de empresas foráneas.
60-300
Las parcelas más baratas del interior de la provincia se venden por sesenta euros el metro cuadrado. Esta es una de las principales ventajas con respecto a la escasa oferta en la capital y en la Costa del Sol, ya que, según los consultores, el precio medio oscila entre los doscientos y los trescientos euros por metro cuadrado.

El ejemplo más llamativo de los movimientos en el interior de la provincia se ha dado en Sierra de Yeguas. Hace apenas una semana, el Ayuntamiento anunció la adquisición de 30.000 metros cuadrados de unos terrenos industriales sin urbanizar. La compra se ha producido en un espacio que en su día iba a albergar un gran parque agroindustrial, pero que hasta la fecha sólo contaba con la actividad de una compañía aceitera. La operación ha sido cerrada por la empresa de producción cárnica Procavi, que se instalará en la localidad tras haber adquirido otras instalaciones en la comarca. Según apuntaron fuentes municipales en el momento de la adquisición, la inyección económica permitirá al Ayuntamiento urbanizar el resto de los terrenos (que en total suman más de 100.000 metros cuadrados) y continuar con su apuesta por el sector industrial. De hecho, tras la noticia, varias empresas locales y del resto de la provincia se han interesado por el precio y las futuras parcelas para instalarse en el parque.

El ejemplo de Sierra de Yeguas se repite en Mollina. El alcalde del municipio, Eugenio Sevillano, explica a SUR que en el municipio hay «mucho suelo industrial vacío», pero que una gran parte del que estaba en posesión del Ayuntamiento ha sido vendido a una empresa catalana, que está ultimando los detalles para comenzar a operar en la localidad, concretamente en el polígono LAC Málaga.

Antequera recibe a dos gigantes del transporte

Mientras los municipios de la comarca buscan ocupar su suelo industrial, Antequera acaba de recibir a dos de las empresas logísticas más importantes de distribución por carretera en España en cuanto a número de camiones, Acotral y Disfrimur, que ya se han instalado en el municipio tras haber adquirido varios terrenos disponibles.

Antequera cuenta con varias zonas industriales. Actualmente existen parcelas de suelo industrial disponibles en el Centro Logístico (50% aproximadamente), en el Parque Emresarial(en torno al 60%), la ampliación del Centro Logístico, que junto con Puerto Seco está en pleno desarrollo (por tanto también vacío). El más cercano al casco urbano de la ciudad, el Polígono Industrial de Antequera, puede estar casi completamente edificado y en vías de ser ocupado.

El precio del suelo en Antequera puede oscilar entre 120 y 220 euros el metro cuadrado aproximadamente, dependiendo de la situación del mercado, de la posición del espacio dentro del propio polígono y de las ofertas.

Fuentes municipales se muestran optimistas por los últimos movimientos, basados en la posición geoestratégica de la localidad con respecto a la provincia de Málaga toda Andalucía. «Hoy en día, podemos decir que las empresas logísticas más importantes del país están mirando Antequera», apunta la concejala de Urbanismo, Teresa Ruz.

Otro de los grandes espacios de Mollina es el Centro Sur, un gran parque con terrenos urbanizados que suman casi medio millón de metros cuadrados. La empresa propietaria de los terrenos está en concurso de acreedores y, según adelanta el regidor, «hay un inversor privado que está interesado en reactivar el espacio». En otro de los núcleos industriales del municipio se están instalando empresas con actividad en Andalucía, decididas a operar en la comarca por su posición geoestratégica.

Con la misma intención pero quizá menor actividad, Alameda también trata de reactivar su suelo industrial, aunque según comenta el alcalde de la localidad, Juan Lorenzo, «más del 90% de las últimas adquisiciones son de empresas locales que se expanden». No obstante, el Ayuntamiento se encuentra en plena promoción de un nuevo paquete de naves industriales que se ofrecen en alquiler con opción a compra. La situación de Alameda se repite en el resto de municipios de la comarca, que tratan de potenciar su presencia industrial con el objetivo de la creación de puestos de trabajo y el aumento del tejido productivo con el que subsanar las cifras de desempleo en las zonas rurales.

Sin embargo, según explican los consultores, la diferencia entre el interior y la costa es abismal. La principal causa de esta brecha reside en la naturaleza de la demanda: se trata de empresas de logística, «que es el sector que más está empujando actualmente en la economía industrial», señala Rafael Pérez, socio de la consultora Minza & Cooper: «Existen infinidad de empresas internacionales buscando instalare en Málaga, pero sólo quieren Costa del Sol y como mucho área metropolitana».

Los consultores consideran que sería positivo repartir la actividad industrial por toda la provincia

Vicente Bernabé, de Savills Aguirre Newman, apunta que este tipo de empresas necesitan reducir «al máximo» los costes del transporte, por ello buscan la proximidad a las grandes ciudades, donde «el sector consumo está activo». Para ambos consultores, la mejor baza de los municipios del interior es el precio: la media en la comarca de Antequera va desde los 60 a los 120 euros el metro cuadrado. En la capital llega a los 300 euros. Para ellos, lo ideal sería «distribuir» la actividad en toda la provincia, y confían en que en un futuro el terreno ya urbanizado vuelva a funcionar.

Noticia relacionada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos