Una inauguración cargada de autoridades y notas sentimentales

Autoridades y directivos de Damn pasean por la fábrica.
Autoridades y directivos de Damn pasean por la fábrica. / Francis Silva

El consejero de Empleo, el alcalde, el presidente de Diputación y el líder de la CEA celebran la apuesta industrial de Cervezas Victoria por la ciudad en un acto multitudinario

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

Inaugurar una fábrica siempre es buena noticia, pero cuando la protagonista es una marca con las connotaciones sentimentales que tiene Cervezas Victoria para los malagueños, ocurre lo que ayer en la inauguración de su fábrica: que se convirtió en un acto multitudinario que pocos políticos y empresarios de la ciudad quisieron perderse. Grupo Damn quiso celebrar por todo lo alto este hito y convocó al consejero andaluz de Empleo, Javier Carnero; el presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo; el alcalde de la capital, Francisco de la Torre; y el presidente de la Confederación de Empresarios de Málaga y de Andalucía, Javier González de Lara. Todos acudieron a la cita y arrastraron con ellos a una larga lista de diputados provinciales, concejales, delegados de la Junta y otros cargos públicos, como las paralamentarias Celia Villalobos y Carolina España. Por parte del Grupo Damn no pudo acudir el presidente –estaba acatarrado– pero sí el secretario del consejo de administración, Ramón Asenjo, y su director general, Jorge Villavecchia.

Empresarios como Federico Beltrán, Stella Rittwagen, Sergio Cuberos, Damián Caneda y Pepe Cobos también arroparon la puesta de largo de Victoria. Además, la compañía tuvo el gesto de invitar al acto a los descendientes de los fundadores de Cervezas Victoria, Luis y Ramón Franquelo, quienes también estuvieron hace once meses en el acto de colocación de la primera piedra. Pese a haber comprado la marca en 1996, Grupo Damn ha demostrado siempre la voluntad de respetar y reivindicar su historia. De hecho, la fábrica cuenta con un pequeño museo en el que se rememoran los orígenes de Victoria e hitos como el cartel del ‘gordo de la Victoria’ que ya es parte del imaginario colectivo de la ciudad.

El mensaje de las autoridades que participaron en la inauguración se centró en celebrar la apuesta industrial de la empresa por la ciudad, pero también en rememorar sus recuerdos ligados a esta marca. Así, el consejero de Empleo recordó lo cerca que vivía de la antigua fábrica y se mostró convencido «de que es un proyecto de futuro y de permanencia de una marca que se identifica con la ciudad». Elías Bendodo, por su parte, se mostró orgulloso de que Victoria se incorpore al plantel de marcas que llevan el sello ‘Sabor a Málaga’ y Francisco de la Torre alabó la «sensibilidad especial» que ha demostrado Grupo Damn por Málaga.

González de Lara tuvo unas cariñosas palabras de reconocimiento para los fundadores de Victoria, que «montaron la fábrica con 1.200.000 pesetas» y fueron capaces de vender cerveza hasta en Marruecos. Y también aprovechó para celebrar la coordinación y agilidad que han demostrado el sector público y el privado, permitiendo el logro «sorprendente» de poder inaugurar una fábrica once meses después de la primera piedra.

Fotos

Vídeos