Las grandes cadenas añaden servicios y productos para evitar la fuga de clientes

Burger King ha incorporado un servicio de entrega a domicilio. /Salvador Salas
Burger King ha incorporado un servicio de entrega a domicilio. / Salvador Salas

Servicio en mesa, entrega a domicilio o hamburguesas veganas se cuelan en los negocios de los reyes del ‘fast food’

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

En un mundo cada vez más preocupado por la estética y por los hábitos de vida saludables, las cadenas de comida rápida más tradicionales también han comenzado a ponerse las pilas para evitar la fuga de clientes. En los últimos meses, dos de las principales cadenas norteamericanas como McDonald’s o Burger King han comenzado a incorporar servicios añadidos y a explorar otros productos en busca de nuevos nichos de mercado.

Noticia relacionada

El primer zarpazo en esta materia lo acaba de dar McDonalds, que ha anunciado que empezará a dar servicio en mesa en algunos de sus restaurantes con idea de ir ampliándolo poco a poco a toda la red. Tras 35 años de presencia en el país y probar con gran éxito las pantallas de pedido rápido, la cadena ha visto conveniente mejorar la atención al cliente, aunque promete seguir ofreciendo un servicio asequible e igual de rápido.

Pero no es lo único. McDonald’s también ha comenzado a probar nuevos productos con los que satisfacer a sus clientes y, entre ellos, destaca una hamburguesa vegana que se sirve actualmente en Noruega. Aunque inicialmente se trata de una prueba piloto que desarrollarán en los restaurantes de aquel país hasta el próximo 21 de noviembre, sí que supone un cambio de tendencia en una cadena que a día de hoy cuenta con más de 500 restaurantes en todo el país y planea la apertura de 100 más en un plazo de cinco años.

En este cambio de registro, la mejora de la atención al cliente se ha convertido en la clave de todo. Burger King, la otra gran cadena por antonomasia, ha estrenado un nuevo servicio de envío a domicilio que ya funciona en gran parte de la ciudad y regala hamburguesas a los clientes habituales que hagan varios pedidos.

Juan Ignacio Díaz, secretario general de la asociación Marcas de Restauración, considera que en el fondo todos los negocios deben encontrar a su cliente tipo y saber si quiere estar en el segmento de la comida rápida o en otro escalón. «Las hamburgueserías gourmet no van a acabar con los negocios de comida rápida; hay clientes para todos los tipos de iniciativas», considera.

No obstante, vaticina que estas empresas van a seguir evolucionando y tendiendo a la especialización, sobre todo en un país como España, donde hay una internacionalización muy importante y el gusto de las actuales generaciones es muy diferente a las pasadas.

Fotos

Vídeos