La formación, principal valor del sector de las reparaciones de móviles

Detalle de una reparación de un móvil. :: sur/
Detalle de una reparación de un móvil. :: sur

Algunas empresas ofrecen cursos a particulares para reparar sus propios terminales otros buscan personal cualificado

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Basta con teclear en Google 'cambiar pantalla iPhone' y los resultados aparecen por miles. Desde tutoriales en vídeo hasta webs especializadas en electrónica que muestran detalladamente los pasos a seguir, dónde conseguir las piezas y cómo evitar que los fallos vuelvan a suceder. Es cierto que hace falta valor para abrir un teléfono de 800 euros sin ninguna garantía, pero es una práctica más común de lo que parece.

Sin embargo, las tiendas especializadas buscan para sus plantillas personas con conocimientos en electrónica y una gran capacidad de aprendizaje para hacer frente a un sector muy dinámico y en constante cambio. Así lo explican desde las principales marcas y empresas especializadas que operan en Málaga. En el caso de Manzana Rota, con más de 25 tiendas en toda España, la rotación de empleados es «muy baja», siendo estos y sus conocimientos el principal valor de la compañía para ser competitivos en el mercado. «Por cada móvil que existe se pueden hacer una media de 30 reparaciones diferentes; tener a un técnico que se sepa desenvolver en un alto porcentaje dentro de esas posibilidades es un gran valor que tratamos de mantener. Esta empresa ofrece un curso intensivo de tres semanas para el personal de las nuevas franquicias que van abriendo cada año.

En el caso de Todo Manzana, fue el propio empresario, Óscar Rodríguez, el que empezó reparando pantallas y otros componentes del popular iPhone 4. Cuando vio que él solo no podía asumir la demanda, decidió buscar personal cualificado y formar en el sector a los empleados que ya trabajaban previamente en su tienda de informática. Este caso es similar al de Bosstel, una tienda especializada con casi 20 empleados. Fueron José Carlos Luiggi y sus socios quienes empezaron liberando teléfonos móviles con un ordenador para más adelante dar el salto a las reparaciones y más adelante buscar al personal adecuado.

Noticias relacionadas

Existen numerosas academias y empresas de formación que ofrecen entre sus servicios diferentes cursos de formación de diferentes niveles dirigidos a personas con o sin experiencia en un rango de precios variado. La abundancia de esta cartera formativa es una prueba más de que las reparaciones de teléfonos móviles han llegado para quedarse y que la especialización de los trabajadores es cada vez más un valor en alza que los empresarios no pierden de vista.

Una de las empresas malagueñas centradas en la formación para reparar teléfonos móviles es RIM Mobile. Pedro Martín, gerente de la compañía, explica que mucha gente quiere formarse para aprender a nivel usuario y reparar su propio teléfono o a sus amigos, pero que el 90% de los usuarios buscan acceder al mercado laboral: «Vimos que no había oferta ni universitaria ni de formación profesional centrada en la telefonía móvil, solo hay informática y electrónica». Martín considera que este sector demandará cada vez más profesionales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos