La falta de recursos y formación lastra la digitalización de las pymes

La digitalización continúa siendo uno de los mayores retos de las pequeñas y medianas empresas./SUR
La digitalización continúa siendo uno de los mayores retos de las pequeñas y medianas empresas. / SUR

Un análisis de 700 empresas malagueñas revela «un amplio margen de mejora» en la implantación de procesos tecnológicos avanzados para aumentar su competitividad

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

La digitalización continúa siendo uno de los mayores retos de las pequeñas y medianas empresas (pymes), en plena transformación por la necesidad de adaptarse a las nuevas exigencias del mercado. Málaga presenta la mejor posición de Andalucía en el uso e implantación del comercio electrónico, pero un reciente análisis elaborado por la Consejería de Empleo revela importantes carencias en cuanto a la aplicación de soluciones tecnológicas, ciberseguridad y páginas web. El informe, para el que se han realizado 5.000 encuestas a pymes andaluzas, 700 de ellas en Málaga, ha sido completado con el análisis de asociaciones empresariales, cámaras de comercio, instituciones y especialistas de diversos sectores que reconocen que aún existe «un amplio margen de mejora» en la implantación de procesos digitales avanzados y en las habilidades tecnológicas de sus empleados.

El estudio, enmarcado en el Plan de Acción Empresa Digital, que incluye más de una veintena de actuaciones destinadas a acercar las oportunidades de la nueva economía a las empresas andaluzas, concluye que, aunque en la actualidad prácticamente todas las pymes andaluzas con diez o más trabajadores disponen de ordenadores y de conexión a Internet, el número de compañías que tienen web y utilizan soluciones tecnológicas, como el comercio electrónico o los servicios de computación en la nube, aún resulta insuficiente. En concreto, solo el 20 por ciento de las pymes andaluzas vende a través de su página web y el 30 por ciento de micropymes aún no dispone de conexión a Internet. El 65 por ciento de las firmas sigue percibiendo el coste de la transformación digital como un gasto y no cómo una inversión.

Málaga lidera los cambios en Andalucía

Málaga lidera la transformación digital de las empresas en Andalucía. La provincia tiene la mayor concentración de compañías de la comunidad autónoma, con 110.116 compañías que suman 312.289 asalariados. El impulso del Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) resulta clave para comprender este liderazgo, aunque las pymes malagueñas continúan arrastrando carencias en diversas materias digitales como la ciberseguridad. Solo el diez por ciento de las micropymes cuenta con una política de seguridad digital definida. Los fondos del Plan Empresa Digital destinados a la provincia representan el 23 por ciento del presupuesto general, ayudas que permitirán mejorar el nivel de implantación de las tecnologías de la información y la comunicación en las empresas malagueñas, además de concienciar sobre los beneficios de esta transformación y dar a conocer las diferentes soluciones tecnológicas existentes en el mercado. El aumento de las competencias digitales de las pymes supone además mejoras notables en la economía y el empleo.

Ante este escenario, expertos como Fernando Muñoz, de la agencia SEO Señor Muñoz, inciden en la importancia de cambiar el concepto de digitalización: «No se trata de abrir una página web y ya está, sino de poner en marcha una comunicación efectiva en todos los canales posibles». Muñoz recuerda que esta transformación requiere «un cambio de mentalidad» para asumir que, con su salto a los entornos digitales, las empresas «están expuestas a una monitorización constante», una exposición masiva a la que todavía hay reticencias. «Si no estás en Internet y no desarrollas una buena campaña de publicidad solo vives de la gente que pasa por delante de tu negocio, y eso limita mucho la rentabilidad», explica Muñoz.

Pese a la resistencia inicial de las empresas más tradicionales, los últimos datos invitan a ser optimista. De un estudio de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) elaborado el año pasado se extrae que más del 90 por ciento de las empresas andaluzas han realizado alguna inversión relacionada con la transformación digital. El presidente de la CEA, Javier González de Lara, reclama a las empresas, «por muy pequeñas o medianas» que sean, que no se olviden de los «procesos de digitalización» para ser competitivas. También la vicepresidenta de la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM), Natalia Sánchez, considera «fundamental» que las pymes superen las barreras que hasta ahora han impedido su reconversión mediante las nuevas tecnologías y dejen de percibir el coste de estos procesos «como un gasto en vez de como una inversión» básica para su supervivencia.

Los datos

700
empresas malagueñas han sido analizadas en el estudio del Plan de Acción Empresa Digital.
65%
de las pymes andaluzas sigue percibiendo el coste de la transformación digital como un gasto y no cómo una inversión.
2020
es el año para el que están fijados los objetivos de conseguir que el comercio electrónico crezca un 80% y el número de empresas con web aumente un 18%.

La digitalización permite un mejor conocimiento de los clientes, abre nuevas líneas de negocio y derriba las fronteras geográficas contra las que hasta hace algunos años colisionaba la comercialización de las pymes. Además de la creación de páginas web, esta transformación contempla la gestión de datos a gran escala ('big data'), la presencia en redes sociales, la generación continua de contenidos, el comercio electrónico, la ciberseguridad o el uso de la nube, entre otras muchas herramientas. «No basta con hacer una inversión, sino que debe haber una planificación completa para aprovechar las oportunidades digitales, porque ya constituyen un factor de competitividad clave», explica Sánchez, que detalla que los principales obstáculos de las pequeñas y medianas empresas a la hora de abordar este reto pasan por la falta de recursos y la escasa formación digital.

Expertos inciden en la necesidad de cambiar el concepto de digitalización: «No se trata de abrir una web y ya está»

Las asociaciones de empresarios solicitan «mayor apoyo» por parte de las administraciones en este tránsito hacia la digitalización. La Junta de Andalucía acaba de anunciar una inyección de más de 30 millones de euros para impulsar la incorporación de las tecnologías de la información y la comunicación a las pymes de la comunidad. De este importe, siete millones irán destinados a empresas malagueñas. La Consejería de Empleo ha recibido, hasta el momento, medio centenar de solicitudes de compañías de la provincia para estas ayudas a la transformación digital, con una inversión comprometida de 1,8 millones de euros. El 50 por ciento de esta inversión será sufragada con los fondos del plan. La mayor parte de las peticiones vienen del sector del comercio y la reparación de vehículos, seguido de la informática y las comunicaciones, la hostelería y las actividades administrativas y de servicios auxiliares.

Objetivos para 2020

Como metas para 2020, el Plan de Acción Empresa Digital establece aumentar en un 30 por ciento el gasto de las empresas andaluzas en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), incrementar en un 35 por ciento la oferta formativa para los empleados, ampliar en un 80 por ciento el número de empresas que venden online, aumentar un 18 por ciento el número de empresas con página web y, entre otras medidas, crecer un 40 por ciento en el uso de la facturación electrónica con procesamiento automático.

Las asociaciones de empresarios y autónomos recuerdan que «aún queda mucho por hacer», pero se muestran optimistas al observar que «hay voluntad por parte de las empresas». El tren de la digitalización hace años que anuncia su llegada y no dejarlo pasar puede resultar vital para la supervivencia de las empresas.

Noticia relacionada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos