Una empresa malagueña busca nuevas aplicaciones para los rayos X en el sector industrial

Las doctoras en Química Gema Álvarez y Marta García, con empleados de la firma Acerinox, a los que impartieron un curso sobre el uso de rayos X. /Sur
Las doctoras en Química Gema Álvarez y Marta García, con empleados de la firma Acerinox, a los que impartieron un curso sobre el uso de rayos X. / Sur

XDS, creada en 2015 a partir de un Spin-Off de la UMA, trabaja con grandes compañías cementeras y cerámicas, universidades y centros de I+D

EUGENIO CABEZAS

La caracterización de materiales mediante difracción de rayos X. Esto es a lo que se dedica la empresa malagueña malagueña X-Ray Data Services (XDS), un proyecto que nació en septiembre de 2015 a partir de un premio Spin-Off de la Universidad de Málaga (UMA), y que en poco más de dos años ha conseguido abrirse un hueco en el complicado mundo de la I+D aplicada a los materiales, con aplicaciones tan diversas en áreas como las ciencias geológicas, mineralógicas, químicas, aeronáutica, bioquímica, farmacología, arqueología, paleontología o ciencias ambientales, entre otras.

Detrás de esta iniciativa están las doctoradas en Ingeniería Química y Química Gema Álvarez y Marta García, respectivamente, con el apoyo y asesoramiento de los doctores Mari Ángeles Gómez, profesora titular de Química Inorgánica de la UMA; y Miguel Ángel García, catedrático de Química Inorgánica de la UMA y director científico del Sincrotrón español ALBA. «Marta y yo nos conocimos en el departamento de Química Inorgánica, donde realizamos nuestras tesis doctorales», explica Álvarez, quien detalla que durante el último año de investigación surgió la idea de hacer algo, «puesto que el futuro de los doctores e investigadores en España era muy complicado».

«Por desgracia, conseguir el más alto nivel de cualificación académica en España no te garantiza tener un sueldo a final de mes. En la mayoría de los casos es necesario varios años de estancia en el extranjero, y como siempre el factor ‘suerte’ para poder volver a tu ciudad de origen para optar por una plaza de profesor en la universidad», continúa la científica, quien explica que por eso surgió XDS. «Nos planteamos intentar utilizar todos nuestros conocimientos, adquiridos durante los años de doctorado, y llevarlos al terreno industrial. Nosotras estábamos especializadas en analizar cementos por DRX, así que por ahí empezamos, y hasta hoy», añade.

En estos apenas dos años, en los que han estado instaladas en la incubadora de empresas del Rayo Verde, en el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), han conseguido abrirse un hueco en este complicado sector. Así, sus clientes son principalmente empresas privadas de la construcción y universidades o centros de investigación. Entre las empresas privadas más importantes con las que han trabajado en estos dos primeros años destacan Cementos Portland Valderrivas, Cemex España, Itaca o Coloronda, entre otras. En cuanto a las universidades públicas, cabe destacar a la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, la Universidad de Castilla la Mancha o la Universidad de Jaén. «También hemos colaborado con el Instituto Español del Cemento y sus Aplicaciones (IECA)», apostilla Álvarez, quien matiza que, hasta el momento, sus clientes han sido nacionales, «pero en un futuro estamos planteando la expansión tanto a nivel europeo como de Latinoamérica», dice la doctora en Ingeniería Química por la UMA.

Han realizado trabajos para firmas como Cementos Portland Valderrivas, Cemex España, Itaca o Colaronda, entre otras

Con estos mimbres, las previsiones de la compañía en lo que a facturación se refiere para el cierre de este ejercicio económico rondan los 45.000 euros, y esperan que la previsión para 2018 sea alcanzar los 50.000 euros. «De todas formas, somos conscientes de que estamos empezando y que los primeros años son cruciales para decidir el rumbo a seguir», matiza la científica y empresaria malagueña.

Sobre el panorama actual de la I+D en España, las responsables de la firma XDS consideran que «no es muy bueno». «Siempre nos encontramos con los mismos inconvenientes: el dinero o la falta de personal cualificado y/o infraestructuras», dicen. «Sabemos que la inversión en I+D es una apuesta de futuro, pero en el día a día de pequeñas y medianas empresas la realidad es otra, ellos deben producir y vender para vivir», consideran.

Una técnica pionera

Los rayos-X son una forma de radiación electromagnética de elevada energía y pequeña longitud de onda. El físico alemán Wilhelm Conrad Röntgen los descubrió en 1895, mientras experimentaba con los tubos de Hittorff-Crookes y la bobina de Ruhmkorff para investigar la fluorescencia violeta que producían los rayos catódicos.

La empresa XDS aplica la difracción de rayos X a tres ámbitos: el análisis de datos, la formación y la consultoría en I+D. En el primero, se encargan de realizar experimentos para la caracterización de compuestos inorgánicos u orgánicos. El análisis de los datos lleva consigo la elaboración de un informe final, con una interpretación detallada de los resultados obtenidos, aportando, en la medida de lo posible, sugerencias al cliente para mejorar proceso de producción o solucionar un problema.

En formación, preparan muestras, estrategias y metodologías de recolección de datos y el uso de ‘software’ comercial de análisis de difracción de rayos X para empresas e instituciones. Por último, ofrecen soporte especializado para la validación y/o aprobación del uso adecuado y eficiente de los equipos de rayos X.

«En las grandes empresas es verdad que poco a poco se está invirtiendo algo más, pero dependiendo del sector en el que nos movamos», continúan las científicas. A su juicio, en el sector cementero «estamos todavía a la cola del I+D con respecto a Europa. En cambio en el sector cerámico pensamos que la inversión es mayor y se tiene una mayor conciencia en este sentido», aclaran las responsables de la firma tecnológica malagueña.

Tras mudarse a otro edificio en la tecnópolis malagueña, las científicas consideran que entre las ventajas de estar ubicadas en el PTA «podemos destacar, obviamente, la diversidad de empresas que conviven aquí, de diferentes áreas, lo cual nos ofrece la posibilidad de establecer más fácilmente algún tipo de colaboración», dicen. «También la visibilidad de nuestra empresa y el caché que puede ofrecer a nuestra actividad el estar vinculadas al PTA», añaden. En cuanto las desventajas, resaltan «el tráfico en hora punta».

Temas

Pta

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos