Una empresa del PTA diseña un ratón para discapacitados que se mueve con la cabeza

Un responsable de Eneso hace una demostración con su ratón para personas con discapacidad. /Moreno
Un responsable de Eneso hace una demostración con su ratón para personas con discapacidad. / Moreno

Eneso vende su patente en una decena de países e impulsa su carrera internacional con nuevos productos para personas con movilidad reducida

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Tecnología 100% malagueña al servicio de las personas con discapacidad. Se llama Eneso y, a pesar de contar con sólo cinco trabajadores (sobre todo, ingenieros), ya se ha hecho un hueco en el mundo de la tecnología a escala internacional. La empresa tiene su sede en el PTA, y esta misma semana recibió uno de los premios Evolución de SUR y BBVA, como una de las mejores iniciativas tecnológicas de la provincia. Además, está respaldada por la Junta y ayer recibió la visita de Antonio Ramírez de Arellano, consejero de Economía y Conocimiento, que quiso reconocer sus esfuerzos y su trayectoria para mejorar la vida de los que más lo necesitan.

La directora ejecutiva de la compañía, Esther García Garaluz, explica que 257 centros en Andalucía están adaptados con su ratón de cabeza ‘Enpathia’, una pequeño sensor que, mediante un ‘software’, sustituye el puntero convencional y el teclado. Se suele poner en la cabeza, porque la mayoría de los usuarios tienen movilidad en este órgano; captura los movimientos del usuario y los transforma en comandos para escribir, editar, etc. Actualmente, usuarios de Sudáfrica, Italia, Francia, Estados Unidos, Reino Unido e Israel, entre otros, utilizan esta tecnología en su vida diaria. Es su producto estrella y a partir de su desarrollo y el contacto con el tejido asociativo han ido descubriendo nuevas necesidades.

«Somos una empresa pequeña pero con una comunidad muy grande; Málaga y Andalucía son una referencia tecnológica y tiene que serlo para todos. La creación de valor con la tecnología es la base de una economía sostenible, con productos que sean relevantes, útiles e innovadores», afirma la joven emprendedora. Su reto: aplicar cada día más los avances para lograr eliminar barreras, y adaptar fórmulas para facilitar el acceso a herramientas tales como los móviles y los ordenadores. «Muchas personas no pueden utilizar una pantalla táctil o un teclado convencional, y nosotros creamos soluciones para que puedan hablar con el móvil o usar el ordenador como cualquier otro. Para una persona con ELA o trastorno autista, estas les permiten comunicarse con el entorno».

También trabajan con éxito en el ámbito de la estimulación sensorial, que tiene mucha demanda en «países en vías de desarrollo accesible», como los define García Garaluz, aquellos que llevan más retraso en las políticas de inclusión. «Lo que hemos aprendido lo llevamos a sitios como Rusia y Latinoamérica, donde hay mucha demanda».

Antonio Ramírez de Arellano, consejero de Economía y Conocimiento, definió a Eneso con estas palabras: «La discapacidad no está en las personas sino en el entorno, como dice su lema, y por tanto debemos utilizar la tecnología para adaptarlo a estas personas». A su juicio, la empresa ha tenido una trayectoria «ejemplar», desde su nacimiento en la Universidad de Málaga (UMA)hasta su actual madurez, con buenos resultados económicos y en la que explora la internacionalización y «mira al mundo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos