Drones, una herramienta para todos los sectores

Uno de los aparatos de Málaga Drone Tech durante una sesión de grabación.
Uno de los aparatos de Málaga Drone Tech durante una sesión de grabación. / Sur

Tres emprendedores del vivero de Alhaurín de la Torre crean su propia firma de servicios múltiples con tecnología de vuelos no tripulados

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

En el vivero de empresas de Alhaurín de la Torre hay un equipo que sueña con volar, y con hacer que cualquier compañía despegue de forma sencilla. Carlos Córcoles, Juan Roestel y Antonio Barba dirigen Málaga Drone Tech, un servicio de naves no tripuladas a disposición de «cualquier idea, servicio o función», explican los emprendedores. Ellos mismos fabrican y ponen a punto los aparatos, los controlan y montan los vídeos en caso de que esa sea la finalidad del proyecto. «Las opciones del sector son infinitas», asegura Barba.

Más

¿Quién puede querer el servicio de un dron? «Todo tipo de empresas». «Desde un hotel que de cara al verano quiere hacer un vídeo corporativo, hasta una constructora que va a empezar las obras de un edificio». Tradicionalmente este sector ha estado ligado al cine y a la fotografía aérea con fines audiovisuales, «pero ese es sólo el principio». «Nuestro último cliente nos pidió que mostráramos las vistas que tendrán las terrazas de un bloque para promocionarlo».

Sin embargo, las capacidades de los vehículos aéreos no tripulados van mucho más allá: «Al fin y al cabo es un aparato en el aire al que se le pueden acoplar diferentes tipos de sensores». De esta manera, los estudios de arquitectura cada vez reclaman más a menudo este servicio para medir terrenos y obtener informes topográficos, de desnivel y estructurales con fines técnicos y promocionales. «También hacemos el seguimiento de la obra por fases, realizando grabaciones regulares para tener el proceso de construcción registrado».

Electricidad

Más allá del sector inmobiliario, la industria se beneficia de los servicios de Málaga Drone Tech a diferentes niveles. «Uno de nuestros clientes es Melesur, una empresa de electricidad». Gracias a los drones, la compañía puede revisar el estado de las torres eléctricas desde el aire y enviar a los técnicos de reparaciones «sólo a aquellas que estén fallando por algún motivo en concreto». De esta manera, ahorran tiempo -antes revisaban las instalaciones a mano, torre a torre- y se evitan riesgos laborales.

Las plantas fotovoltaicas y los paneles solares también pueden ser revisados por un dron. «Acoplamos al aparato un sensor térmico y de una sola pasada podemos ver si hay algún panel cuyos datos de temperatura no se ajusten a los óptimos», explican. Se trata de enormes extensiones de terreno que pueden ser analizadas «de una sola pasada», evitando así grandes esfuerzos para la empresa.

Videovigilancia

Videovigilancia, control de cultivos, fumigaciones y regadío son algunas de las aplicaciones en las que Málaga Drone Tech está estudiando poder introducirse. «En la agricultura se pueden emplear los drones para rociar químicos de forma precisa y controlada mediante coordenadas, evitando así la contaminación del terreno completo», matizan. El sector audiovisual ya es un viejo amigo de las naves no tripuladas, pero estos apasionados del vuelo a distancia prefieren centrarse en la industria de las energías renovables y el campo de la seguridad, así como la topografía y termografía.

Para ello emplean «los mejores dispositivos». Se trata de drones que distan mucho de cualquiera al que puede acceder de un ciudadano de a pie. Cámaras a 'full HD' y '4K', así como sensores de infrarrojos, térmicos y de amplio espectro que permiten obtener panorámicas de 360 grados y fotometrías en tres dimensiones. Esto obliga a que todo el personal esté titulado con el carné C-2 de VBLO y están en posesión del certificado de Piloto Avanzado de Vehículos Aéreos no Tripulados.

Fotos

Vídeos