Carrión afronta la Navidad con dos nuevos establecimientos en Málaga capital

Nueva tienda de Juguetes Carrión en calle Imperio Argentina./SUR
Nueva tienda de Juguetes Carrión en calle Imperio Argentina. / SUR

La empresa familiar se mantiene como referente gracias a su apuesta por combinar el comercio físico tradicional y la venta de productos en el entorno digital

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Para muchos malagueños, pensar en juguetes es decir Juguetes Carrión. Tres generaciones y sesenta años después, la empresa familiar que más sonrisas ha despertado en la ciudad se mantiene como referente en el sector con un indicador inequívoco de que las cosas van bien: la creación de dos nuevas tiendas físicas, una en la calle Imperio Argentina (zona del Martín Carpena) y la otra en Fran Kafka (Teatinos). Así lo ha confirmado a SUR Arturo García Carrión, gerente de la renovada marca.

Además de las nuevas superficies, que añaden en torno a 350 metros cuadrados de suelo a la red de establecimientos que gestiona la compañía, García Carrión destaca la reforma de algunas de las tiendas más antiguas como síntoma de que todo está engrasado. «La de calle Mármoles, que la acabamos de renovar, tiene sesenta años», los mismos que la marca.

LOS DATOS

17
tiendas de Juguetes Carrión repartidas por Málaga –capital y provincia–, Granada y Córdoba.
100
La plantilla de la empresa malagueña roza el centenar de empleados para la campaña de Navidad.
60
Seis décadas lleva existiendo la tradicional marca, arraigada en la ciudad.

El gerente admite que no existe una fórmula mágica para mantenerse como referente: «Son muchos factores, y el primero es la profesionalidad». Juguetes Carrión se ha especializado con el paso de las décadas en productos de calidad, en contraposición de la tendencia mayoritaria. «Aún así apostamos por poder ofrecer una gama de precios que va desde los dos a los 200 euros y tratamos de tener siempre variedad para poder satisfacer a todos los clientes». Tras analizar los diferentes aspectos que hacen que las tiendas físicas no sólo se mantengan, sino que hayan crecido, concluye en que es «el trato humano» el que marca la diferencia: «Somos profesionales del juguete; quien viene sabiendo lo que quiere lo va a encontrar, y el que acude a nosotros sin saber exactamente lo que está buscando, cuenta con un equipo especializado que le aconsejará».

Y así, sin secretos, ya son 17 los establecimientos físicos con el letrero de Juguetes Carrión en la puerta -Málaga capital hasta Rincón de la Victoria, Antequera, Torre del Mar, Córdoba y Motril-. Pese a todo, en la empresa familiar son conscientes de que el mercado digital ha pasado de ser el futuro inmediato a un presente del que nadie está exento. «Sin tienda 'online' no eres nadie». Por ello, la marca malagueña combina sus establecimientos con una página web en la que se puede comprar todo el catálogo. «Son dos modelos compatibles al cien por cien», dice Arturo García Carrión.

«Estamos invirtiendo mucho en la web y hemos creado un departamento de marketing digital que está desarrollando varias aplicaciones para estar en contacto con nuestros clientes». Asegura que, pese a lo que mucha gente pueda pensar, el negocio digital y el físico son muy parecidos en lo que a la balanza entre ingresos y gastos se refiere. Por eso desde Carrión han decidido dar el salto 'online' sin sacrificar recursos destinados al comercio habitual.

Tres generaciones

Arturo García Carrión es nieto de María Dolores Carrión, fundadora de la empresa y actual directora. Él y su hermana -que también se llama María Dolores- forman parte de la tercera generación de empresarios centrados en cuerpo y alma al mundo de la juguetería. «Somos una empresa totalmemte familiar y malagueña al cien por cien», dice Arturo orgulloso.

Esta prolongada presencia de la marca en la vida de la ciudad ha hecho que la tradición y la fidelidad de los clientes jueguen a su favor. «La mayoría de las personas que compran en nuestros establecimientos repiten, los dependientes conocen a su familia, a los nietos y a todo su entorno». Esta tradición no choca con las ganas de renovarse de la familia: «Llevamos cinco años trabajando en la nueva imagen de marca y en el nuevo aspecto de las tiendas, centradas en que el cliente quiera entrar».

Para las fiestas, la empresa refuerza la plantilla, rozando los cien empleados trabajando hasta que acabe la campaña navideña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos