Británicos y alemanes, entre los visitantes más asiduos

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Los parques de ocio se han convertido en un reclamo turístico. La mayoría de sus usuarios son visitantes, fundamentalmente de países como Reino Unido (más del 30 por ciento) Alemania (diez por ciento) y Europa del Este (siete por ciento). A excepción de los parques acuáticos, estos centros de entretenimiento han ampliado sus actividades a todos los meses del año, aunque julio y agosto siguen teniendo «un peso enorme» en los resultados anuales. La lucha contra la estacionalidad, con el objetivo de evitar la reducción de plantilla y atraer usuarios también en temporada baja, ha ganado algunas batallas en los últimos años, sobre todo en los meses previos y posteriores al verano.

La estrategia principal de estos parques, sin embargo, sigue pasando por ampliar sus horarios en verano, como ha hecho Bioparc, que abre sus puertas durante trece horas cada día. A las actividades incluidas con la entrada han sumado este año la exhibición de aves y mamíferos y los encuentros con cuidadores para saber, por ejemplo, cómo se maneja un dragón de Cómodo o qué aspectos son fundamentales para el bienestar de un tapir malayo.

La construcción de Aquapark constituyó una de las inversiones privadas más importantes de la historia de la provincia de Málaga, unos 300 millones de pesetas. El sector volverá a ser objeto de grandes inversiones en Torremolinos, con el parque de Intu, y en Benalmádena, si finalmente cuaja la ampliación de Tívoli.

Fotos

Vídeos