Blanca Hermana: «Esperamos tiempos interesantes para la fábrica de Málaga»

Hermana, en la zona de ingeniería y administración/Ñito Salas
Hermana, en la zona de ingeniería y administración / Ñito Salas

La integración de Fujitsu Ten en Denso, con fábrica en Barcelona, beneficiará a Málaga, con más trabajo y nuevas exigencias para la industria del automóvil

José Vicente Astorga
JOSÉ VICENTE ASTORGA

¿Cómo se ha comportado el último ejercicio tras un año anterior récord?

–Este año partíamos con un presupuesto de 164 millones y vamos a cerrar con 180, mucho mejor de lo que pensábamos. La previsión, sin embargo, para 2018 está en 130. Nuestro mejor año fue 2016, con 195. Cuando perdemos un producto de automoción se nota en los resultados, y este año ha sido un tipo de radio para Honda que ha terminado. El automóvil nos ha permitido pasar de puntillas por la crisis gorda en España porque nuestro mercado es la industria en Europa.

-¿Qué efecto espera de la integración de Fujitsu Ten en Denso?

–Esperamos tiempos interesantes para la fábrica tras esa operación, que es muy reciente, de noviembre. Con el nuevo grupo puede haber una combinación casi perfecta entre nuestra aportación en sofware y tecnología de información y la fortaleza de Denso en hardware. Nos podemos situar en primera línea de nuevas tecnologías relacionadas con el automóvil y creo que vamos a ser suficientemente competitivos y nos podemos ayudar mutuamente. Sabemos que han tenido falta de capacidad en la fábrica de Barcelona, aunque se ha ampliado tres veces.

Fujitsu

¿Algunos proyectos a la vista?

–La protección de ciberataques en las unidades de control, por ejemplo, requerirá no sólo el tema de protección física. Habrá grabaciones encriptadas con servidores específicos para evitar el ciberataque en la configuración de elementos clave del coche. Son requerimientos de Toyota con vista a los próximos dos o tres años que nos permitirán trabajar en nuevos entornos de seguridad y desde luego no seremos proveedores si no cumplimos ese desarrollo seguro que se le ha pedido a Denso y que va más allá de la trazabilidad de un componente desde su fabricación a su instalación. Ahora es grabar ‘llaves’ en esos equipos para posteriores introducir grabaciones de su funcionamiento.

¿Trabajan en la factoría 4.0?

–Es el reto en el que estamos. Y ya en logística aplicamos tecnología RFID para control de envíos. Antes había un corazón central y ahora está rodeado de aplicaciones de soporte a la producción creadas por nuestro departamento de IT. Trabajamos en recogida exhaustiva de datos mediante sensores para la toma de decisiones. En el caso de necesitar un determinado perfil interno, por ejemplo, es posible tener identificado en el momento al mejor candidato por cualificación y experiencia.

¿Incorporan robots?

–Incorporamos cada vez más, incluso desarrollos propios porque preferimos antes personal que programe, repare y mantenga esos robots.

¿Ve alguna posibilidad de que a Málaga vuelva un centro de-I+D?

–No veo esa posibilidad. La fabrica de Fujitsu en Ausburg, en Baviera, se ha quedado casi vacía de trabajo tras la venta de la división de PCs a Lenovo. Es un centro muy grande y tiene ya una estructura de I+D+i ademas de que será un gran centro logístico de Fujitsu para Europa.

¿Y el negocio de cajeros?

–En 2007 era la mitad de nuestra facturación, pero la crisis financiera reordenó también esta línea en la que hacemos más de mil unidades al año. Desde 2104 trabajamos en un cajero más simple, pero los clientes prefieren que tengan muchas prestaciones. Esperamos este año terminar de lanzar un nuevo modelo. El cajero tiene mucho futuro aunque cambie el concepto de oficina bancaria.

Temas

Fujitsu, Pta

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos