Las autoescuelas, lastradas por los efectos de la huelga de examinadores en Málaga

Las autoescuelas, lastradas por los efectos de la huelga de examinadores en Málaga

Una docena de centros echaron el cierre el pasado año en la provincia por los paros de los funcionarios y todavía hay una lista de espera de 8.000 alumnos para poder evaluarse

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

El sector de las autoescuelas en Málaga sigue todavía digiriendo el mal trago que supuso la huelga que protagonizaron los examinadores de Tráfico durante seis meses, entre julio y diciembre del pasado año. Transcurridos más de tres meses desde que se puso fin a los paros, con un acuerdo que está aún pendiente de la aprobación de los nuevos Presupuestos Generales del Estado, los centros de formación vial de la provincia todavía arrastran una lista de espera de 8.000 estudiantes, según los datos de la Asociación Provincial de Autoescuelas (APAE).

Las consecuencias de los paros, en los que los funcionarios reclamaban, entre otras medidas, un incremento salarial de 250 euros brutos mensuales, se han dejado sentir en la red de centros, que se ha reducido en una docena, hasta situarse en 300 sucursales, gestionadas por unas 200 empresas. No en vano, durante los seis meses que duraron los paros de los examinadores de Tráfico, que se desarrollaron en todo el territorio nacional, las autoescuelas de la provincia perdieron, de media, 15.000 euros por centro. Esto hizo que una docena de negocios, con una plantilla media de entre 4 y 5 docentes, no pudieran cuadrar sus cuentas y se vieran abocados a echar abajo la persiana, perdiéndose unos 50 empleos.

Los datos

300
Son las autoescuelas que hay en Málaga, según los datos de la Asociación Provincial. Antes de la huelga había doce centros más.
1.500
Son los trabajadores con los que cuentan las autoescuelas malagueñas, los cierres conllevaron alrededor de 50 empleos perdidos.
15.000
Son las pérdidas medias que sufrió cada autoescuela durante los seis meses de paros de examinadores.
250
Es el complemento específico que exigen los examinadores, pendiente aún de los Presupuestos del Estado.

«Para nosotros ha sido el peor momento de los últimos años, después de haber pasado la crisis económica, y de que ya hubiera una huelga en 2015, aunque no tan larga como ésta, han sido unos meses muy malos», considera el presidente de APAE, Antonio Martín, quien advierte que el problema no se ha solucionado «ni mucho menos», ya que todavía existe una lista de espera que ronda los 8.000 alumnos. No obstante, en el momento más duro de las protestas esta cifra se elevó a 10.000, habiéndose dejado de realizar 14.000 pruebas en esos seis meses.

«Tenemos un cuello de botella muy importante, que hace que todavía la espera media de un alumno para poder examinarse sea de un mes, cuando antes de la huelga había tres convocatorias al mes», comenta Martín, quien cree que otro de los problemas que existen en Málaga es que la plantilla de examinadores está muy mermada, ya que según los datos que manejan desde APAE existen 24 funcionarios, pero hay 11 vacantes. Para colmo, según explica, únicamente 15 de los examinadores están operativos en estos momentos.

Ante este panorama, su única esperanza radica en el anuncio realizado por el colectivo, agrupado en la Asociación de Examinadores (Asextra), de que a partir de este mes de abril van a realizar horas extra para reducir las listas de espera de los centros de formación vial. «Esperamos que si cumplen con lo anunciado podamos quitarnos el ‘tapón’ para el mes de mayo, en un par de meses se recuperaría la normalidad», señala Martín, quien no quiere ni oír hablar de nuevos paros por parte del colectivo de funcionarios de Tráfico. «Somos muy respetuosos con sus demandas, pero tienen que comprender que con esta actitud causan un perjuicio muy grande a la economía, porque estamos hablando que los permisos de conducción son fundamentales para la búsqueda de trabajo y para mejorar en un puesto, opositar a plazas de funcionarios...», desgrana Martín.

Por su parte, desde Asextra, su portavoz en Málaga, Ignacio Torres, explica que el pasado día 12 de marzo tuvieron una asamblea en la que aprobaron, por mayoría y una vez escuchadas las conclusiones de la reunión nacional de Asextra, «teniendo en cuenta la situación actual del servicio de exámenes en la provincia, que cada examinador libremente colabore de forma voluntaria con la Jefatura Provincial de Tráfico de Málaga para exceder su jornada laboral en las condiciones consensuadas con ésta, como acto de buena fe y en beneficio de todos», matiza.

No obstante, Torres recuerda que actualmente el colectivo sigue «en conflicto» con la Dirección General de Tráfico (DGT). «Estamos a la espera de que reconozca las características de nuestro puesto de trabajo, y se haga efectivo con el aumento retributivo de nuestro complemento específico en los próximos Presupuestos Generales del Estado, reservándose por tanto la posibilidad de que a partir del mes de abril se puedan producir nuevas movilizaciones, en acuerdo con Asextra a nivel nacional, para la consecución de dicho objetivo», avanza Torres.

Lo cierto es que más allá de la incertidumbre sobre la posible aprobación o no de unas nuevas cuentas generales del Estado, el acuerdo que suspendió la huelga se alcanzó con todas las fuerzas políticas a excepción del PP. Las formaciones se comprometieron a exigir este complemento de 250 euros por trabajador en los nuevos Presupuestos Generales.

Junto a Málaga, Córdoba y Jaén fueron las otras dos provincias españolas en las que más incidencias negativas tuvo la última huelga, con otra decena de cierres de autoescuelas en cada una de ellas. El número de exámenes de conducir, tanto teóricos como prácticos, también descendió entre 2016 y noviembre de 2017 en un 20,3 por ciento por culpa, en parte, del paro de los examinadores, es decir, un total de 376.079 de pruebas menos.

Son datos que el Gobierno central ha aportado en una respuesta parlamentaria a los diputados socialistas Miguel Ángel Heredia y Pablo Bellido, en los que se refleja que mientras que en enero de 2017 había registradas en la Dirección General de Tráfico (DGT) 6.056 autoescuelas, diez meses más tarde la cifra era de 5.990.

Respecto al futuro del sector en la provincia, Martín cree que pasa por «seguir avanzando» en la modernización tecnológica de los centros, «un terreno en el que ya fuimos pioneros hace casi 20 años», comenta. «En las comarcas de Marbella, Antequera y Ronda todavía se hacen los exámenes teóricos en papel, pero esperamos que muy pronto la Jefatura Provincial de Tráfico permita realizarlos también allí con un ordenador, ya que es la forma en la que enseñamos en los centros», asegura.

IV Foro de Movilidad Sostenible

La capital se prepara para acoger, por cuarto año consecutivo, el Foro de la Movilidad Alternativa y Seguridad Vial, una iniciativa promovida por el Colegio Oficial de Gestores Administrativos de Málaga en colaboración con la Dirección General de Tráfico (DGT), que tiene como objetivo crear un espacio de debate y de conocimiento sobre las nuevas formas sostenibles de movilidad.

La cuarta edición tendrá lugar el próximo 24 de mayo en el auditorio del Museo Picasso, de 9.00 a 14.30 horas. En él se darán cita expertos y técnicos en materias relacionadas con el transporte, la movilidad y el medioambiente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos