Astroándalus, la primera agencia especializada en turismo astronómico

Astroándalus pone a disposición de sus clientes equipos de última generación para observar el cielo. /SUR
Astroándalus pone a disposición de sus clientes equipos de última generación para observar el cielo. / SUR

La empresa comenzó asesorando a ayuntamientos sobre contaminación lumínica y desde hace dos años organiza viajes en los que enseña a mirar a las estrellas

FERNANDO MORGADO

La pasión de José Jiménez por algo tan antiguo como contemplar el cielo ha terminado siendo su profesión a través de un proyecto tan innovador que se jacta de ser la primera agencia europea especializada en turismo astronómico. Este científico fundó Astroándalus en Jaén para que funcionara en un principio como consultora. Su actividad en Málaga comenzó al asesorar a ayuntamientos sobre contaminación lumínica y conservación del cielo nocturno, pero pronto se amplió al sector turístico.

Fue hace dos años cuando Astroándalus inició su camino como agencia de viajes.«Contratamos personal del sector turístico, armamos una estrategia de comercialización y nos lanzamos a esta apasionante aventura que nos está llevando a mostrar el cielo estrellado a tantas personas», explica la responsable del departamento de Expansión de la empresa, Lola Guerrero. A través de su web, astroandalus.com, es posible acceder a su oferta de actividades y escapadas, tanto privadas como en grupo. Esta misma semana regresó a España una de las 'expediciones' que la empresa hace a Laponia para ver las auroras boreales. Esta es una de las ofertas más atractivas de la agencia, aunque Guerrero no sería capaz de destacarla sobre otras: «Realmente todo está muy solicitado. Tenemos muchas actividades en grupo, reservas para actividades privadas para dos personas y también muchas solicitudes para viajar al Ártico».

Pero no hace falta irse tan lejos para conocer un poco mejor la bóveda celeste. La localidad de Alfarnatejo, en la Axarquía, es el punto elegido por Astroándalus para enseñar a sus clientes las constelaciones y planetas que la contaminación lumínica de la capital y la mayoría de municipios malagueños no permiten ver.

Según Guerrero, los clientes de Astroándalus no son simplemente clientes. «Son personas con las que disfrutamos de experiencias muy especiales, compartimos emociones, sueños y momentos mágicos. Si algo nos caracteriza es que nos apasiona lo que hacemos, y nos apasiona que la gente disfrute, así que la respuesta está siendo fabulosa», apunta. El proyecto de Astroándalus es uno de los finalistas del Premio Junior para Empresas que otorga cada año el Instituto Municipal para la Formación y el Empleo. «Es uno de los premios más prestigiosos a los que una empresa como la nuestra puede presentarse. No solo participamos para ganar, sino también para aprender en el proceso, disfrutar esforzándonos y conocer a personas del sector a las que admiramos y seguimos», comenta Guerrero.

Ganar esta decimoquinta edición del galardón supondría para el equipo de Astroándalus -formado por diecisiete personas- una inyección de entusiasmo. «Somos jóvenes, emprendedores, apasionados y queremos seguir dándolo todo para crecer como empresa, como personas, como equipo y como profesionales que presten servicios de calidad con los que hacer felices a las personas».

Fotos

Vídeos