Las 'apps' para el cuidado de animales y los productos de estética, últimas tendencias

La apertura de grandes superficies ha revolucionado el sector veterinario en España. / A.G.

Estas aplicaciones permiten controlar a distancia a las mascotas y hasta rellenar sus cuencos de agua

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Las aplicaciones móviles destinadas al cuidado de animales destacan entre las tendencias del sector, donde los productos de estética también están en auge. Estas 'apps' permiten controlar a distancia a las mascotas mediante cámaras y, en el caso de las más sofisticadas, hasta rellenan los cuencos de agua cuando los propietarios están fuera de casa. Google es una de las compañías que no pudo resistirse a la moda de aplicar las nuevas tecnologías al cuidado y esparcimiento de animales y creó Snapcat, una aplicación para que los gatos puedan sacarse 'selfies' sin la ayuda de sus dueños.

La ampliación de los servicios orientados a las mascotas ha provocado la apertura de grandes superficies que incluyen tiendas, clínicas, quirófanos y centros de estética. Es el caso de Animal City, en el polígono Guadaljaire. Un letrero señala el carácter 'low-cost' del establecimiento. Su responsable, Juanjo Herrero, defiende este modelo de negocio: «Ofrecemos buenos servicios a precios módicos, algo que es posible por el alto volumen de clientes». La clínica ya cuenta con más de 15.000 animales fichados y en el último año ha puesto cerca de 15.000 vacunas. La empresa cerró 2016 con una facturación de 1,8 millones de euros, una cifra que prevé aumentar hasta los cinco millones de euros este ejercicio.

La creciente concienciación contra el maltrato de animales explica la revolución del sector, aún con tareas pendientes en materia legislativa. La sentencia contra Carmen Marín, durante años presidenta de la protectora de Torremolinos, reabrió hace meses el debate sobre los castigos por los delitos cometidos contra animales. De su condena a tres años y nueve meses de cárcel, solo un año corresponde al exterminio «masivo e injustificado» de cientos de perros y gatos a los que inyectaba producto eutanásico sin sedación previa, agonizando y muriendo posteriormente. El resto de la pena castiga un delito de falsedad documental. En su sentencia, el juez expone que «sería deseable» la modificación del Código Penal para incorporar la posibilidad de elevar la pena por maltrato animal «en uno o dos grados» cuando los hechos revistieran extrema gravedad, como es el caso. Esta reforma «permitiría dar una respuesta punitiva más proporcionada a casos así».

España no cuenta con una ley de protección animal a nivel estatal porque la competencia pertenece a las comunidades autónomas. En Andalucía, una de las peticiones históricas del sector es la eliminación del límite de medicamentos permitidos en los botiquines de las clínicas, que asciende a trece. Los profesionales reclaman «mayor flexibilidad» para tener acceso directo a fármacos como más de un anestésico, adrenalina, ranitidina o atropina en casos de emergencia.

Fotos

Vídeos