Diario Sur

Una malagueña lanza una web para el diseño personalizado de vestidos

La web diseñada por Romo y su hermano ofrece más de 50.000 combinaciones posibles. :: sur
La web diseñada por Romo y su hermano ofrece más de 50.000 combinaciones posibles. :: sur
  • Premiada a nivel nacional, esta emprendedora prevé adaptar su simulador para crear ropa a la carta a los teléfonos móviles a través de una aplicación aún en fase inicial

MÁLAGA. Confiesa haber salido "desencantada" de su paso por la industria de la moda, pero Jessica Romo mantiene intacta su pasión por la costura. Esta joven emprendedora malagueña lanzó en diciembre de 2013 una página web para diseñar vestidos a la carta, un proyecto que desde entonces no ha parado de crecer. Tras recibir el premio Talent Project de la revista ELLE, dotado con 25.000 euros, y ser seleccionado para formar parte de una incubadora de proyectos del Banco Santander, el portal creado por Romo, DualD dress&design, ha superado su etapa 'amateur' y se consolida como la primera opción de diseño 'on line' de ropa personalizada.

Constituido ya como sociedad limitada, el proyecto de Romo cuenta con una socia y varios colaboradores, un escenario muy distinto de los inicios, marcados por la falta de inversión. La idea de esta malagueña era «volver al 'slow fashion' de nuestras abuelas», con prendas que tarden más en realizarse pero también en gastarse: «Tenía una marca de ropa. Me di cuenta de lo difícil que era abrirse hueco como diseñadora, de los enchufes que existen tras los desfiles y de cómo la industria está desvirtuada, así que me lancé a la aventura porque me encanta emprender». Sin fondo inicial, le pidió a su hermano que pusiera en marcha un software para sacar adelante un simulador que sirviese para diseñar vestidos, sobre todo destinados a eventos. «Ni siquiera pude pagarle», cuenta. Ahora, cuando la web ya ofrece más de 50.000 combinaciones posibles entre las tallas 34 a 52 y ha comenzado a dar sus primeras ganancias, el objetivo de Romo pasa por lanzar una aplicación para móviles y por ampliar las tallas hasta la 62.

Los precios de estos vestidos, diseñados íntegramente por las usuarias con la ayuda del simulador, oscilan entre los 50 y los 220 euros, con el valor añadido de que son exclusivos: «Nadie tendrá una prenda igual y puede elegirse todo, desde el color al tejido, el escote, las mangas o los bolsillos». Después del diseño, la clienta realiza el pedido y tarda entre diez y quince días en recibir su vestido a la carta.

Pese al éxito de la iniciativa, Romo no se plantea aún subir los precios: «Contratamos servicios externos, como el patronaje o la paquetería, así que el margen para beneficios es escaso, pero queremos darnos a conocer y vencer esa resistencia de algunas mujeres a comprar ropa a través de Internet». Romo, que también realiza vestuarios para teatro y confecciona vestidos de novia, tampoco prevé incluir moda masculina a corto plazo porque «ya hay muchas empresas y webs que ofrecen trajes a la carta», aunque no descarta lanzarse al diseño para bebés y niños: «Fui madre hace un año y medio y me encanta la ropa infantil».

Romo incide en que el resultado final «puede verse a través de fotografías», de modo que las usuarias «no compran a ciegas», una de las principales preocupaciones de sus clientas: «Se trata de dejar de vestir todos igual, de ofrecer vestidos propios al estilo de la antigua sastrería artesanal, y no de producir y producir».