Diario Sur

La relación inversa oro-dólar, clave de las finanzas mundiales

málaga. Desde que los egipcios fundieron por primera vez oro hace 3.600 años, el preciado metal ha sido motivo de guerras y conflictos. Del patrón-oro del siglo XIX se pasó al dinero fiat, a partir de 1971, basado en la confianza. Desde entonces, el dólar y el precio del oro tienen una relación inversa: cuando la moneda norteamericana sube, el oro baja, ya que con un dólar ahora se compra una mayor cantidad de oro que antes.

El oro también baja cuando el rendimiento de los bonos sube, especialmente los de la Reserva Federal de los Estados Unidos a diez años, que son generalmente considerados como el punto supremo de referencia para el rendimiento de los bonos.

Al contrario que otras inversiones, el oro no paga interés. En ambientes de baja tasa de interés, que normalmente coinciden con periodos de incertidumbre económica, como los actuales, el oro tiende a ofrecer un buen comportamiento debido al aumento de inversiones por su uso como valor refugio. Cuando las tasas de interés y el rendimiento aumentan, el oro generalmente tiene menos valor, pues los inversores buscan otros activos que les proporcionen ingresos regulares.

Los principales productores de la minería de oro en el mundo son China, Sudáfrica, Estados Unidos, Australia, Rusia y Perú. La producción mundial, evidentemente, afecta al precio del oro. La producción minera de oro aumentó en alrededor de un 3% en 2010 hasta alcanzar las 2.652 toneladas, según datos de la Gold Fields Mineral Services.