Diario Sur

¿Le queda potencial al Ibex-35 desde los 9.000?

  • Los analistas no descartan un nuevo recorte, pero tampoco que el selectivo pueda conseguir cerrar plano el ejercicio

El Ibex-35 rebasaba, gracias al Banco Central Europeo, la cota de los 9.000 puntos el jueves. No veía ese nivel desde el 9 de septiembre. A partir de esa fecha y hasta casi mes y medio después, el indicador se venía moviendo entre los 8.600 y los 8.800 puntos. Finalmente la ruptura ha tenido lugar. La duda es si esa psicológica cota de los 9.000 puntos, aunque sólo sea por número redondo, será sostenible y si el Ibex-35 seguirá al alza. Al menos, los inversores han respirado aliviados porque el programa de compra de bonos del BCE continuará hasta marzo de 2017 sin 'tapering', es decir, sin ir reduciendo su cuantía desde ahora hasta entonces. También porque de las palabras del presidente del Eurobanco, Mario Draghi, se deduce que probablemente en diciembre la institución tomará la decisión de alargar el programa de expansión monetaria. «Todo eso ha tranquilizado a los mercados», señala Óscar Germade, de BNP Paribas Personal Investors.

«El Ibex-35 ha dejado atrás los 8.966 puntos y la siguiente referencia son los 9.135, un nivel fácil de superar», añade Germade. No descarta que, antes de superar los 9.135, el índice recorte, para luego retomar la senda alcista hasta llegar a los 9.360 puntos. Pero, en su opinión, la clave está en los niveles del inicio del año, los 9.544 puntos, que cree que sí serán posibles de alcanzar antes de que termine el año.

Eduardo Bolinches, de Bolsacash, añade: «Los 9.000 son números redondos, pero la resistencia está más arriba (en los 9.135, en los 9.155 y en los 9.360 puntos) y se lleva atacando cinco veces este año. Creo que ahora se vendrá abajo, hasta los 8.600 puntos, porque parece que este último intento se ha visto influido por el vencimiento del viernes, pero hay que esperar a verificar esta hipótesis, hay que ver qué ocurre el lunes, para saber si ésta es la buena, o no. A favor de que ésta sea la definitiva, un sector bancario que ha roto la tendencia bajista en la que llevaba un año, así como un euro débil, que impulsa a las exportadoras alemanas».

Nicolás López, de MG Valores, añade que, ahora, con los índices en resistencias, o muy cerca (sitúa la del Ibex-35 en el entorno de los 9.300 puntos), la duda es si la ruptura se producirá ya o más adelante. En su opinión, no sucederá hasta después de las elecciones americanas, lo que implica que puede haber 'rally' al cierre del año. Aunque ello, siempre, a merced de lo que finalmente decida el BCE en su reunión del 8 de diciembre, puesto que el mercado ya recoge que Draghi anunciará un alargamiento del programa. Y también considerando que la Fed puede subir los tipos. Además, DBRS ha podido rebajar el 'rating' de Portugal el viernes por la tarde, algo que no conocemos cuando escribimos estas líneas.

Luis Lorenzo, de Dif Broker, cree que puede haber un recorte en el corto plazo, hasta los 8.750 puntos, por lo que los 9.150 puntos podrían ser un techo de corto plazo. Por eso, esos niveles podrían ser los apropiados para una recogida de beneficios, para tomar posiciones una vez haya recortado porque, desde ahí, recuperaría posiciones, según Lorenzo, hasta los 9.200 o 9.300 puntos.

A favor del mercado, según Germade, al menos de momento, están actuando los resultados empresariales. En España, aún son pocos los valores que han rendido cuentas, pero han recibido buena acogida, especialmente Bankinter, lo que puede ser un buen augurio para los que vendrán a continuación. En EE.UU., donde el 10% de las compañías han hecho públicos sus números del tercer trimestre, el 81% ha superado expectativas. Los beneficios de la Bolsa de Nueva York pueden mostrar que éstos ya han tocado fondo para comenzar a repuntar a partir del trimestre que viene.

Ricardo Torrella, de Gesinter, confía en que el Ibex-35 pueda terminar el año al menos plano. Y un síntoma que le anima a pensar eso es que de las Bolsas están tirando ya los valores cíclicos, lo que implica confianza en la economía, y no los defensivos, cuyo avance suele tener que ver con el miedo y la búsqueda de refugios. Además, cree que el Ibex-35 no tiene recogido aún en los precios que Latinoamérica ya no sólo no va a restar, sino que va a sumar, por la apreciación de sus divisas. Junto a la mejora latinoamericana, Torrella destaca el modo en que todas las incertidumbres de principios de año se han ido difuminando, como la debilidad de China o el bajo precio del crudo.

Sin margen más allá

Para Daniel Pingarrón, de IG, el Ibex-35 no tiene mucho más recorrido por encima de los 9.000 puntos y ello por varias razones: en primer lugar, porque Wall Street no tiene fuerza para continuar subiendo y sin Nueva York, Europa no tiene mucho margen para seguir al alza. Además, los mercados cuentan con muchos frenos, como el proceso hacia el 'Brexit', la caída del yuan, a la que no se está haciendo mucho caso, la situación del Deutsche Bank, y que hace mucho tiempo que no hay una corrección: aunque el selectivo español lleva consolidando varias semanas, no ha caído desde el fulgurante rebote que tuvo tras el referéndum británico, cuando llegó a caer hasta los 7.650 puntos. Tampoco cree que un anuncio de más estímulos por parte del BCE vaya a suponer un impulso para el indicador, dado que, en su opinión, está relativamente descontado: «A nadie se le pasa por la cabeza que el programa de compra de bonos vaya a terminar en marzo», asegura. «El Ibex-35 lleva un mes lateral entre los 8.600 y los 9.000 puntos y ése es el rango de confort, los niveles entre los que se siente cómodo», añade. El nivel que de acuerdo con este analista debe mantener es el de los 8.600 puntos, puesto que su pérdida podría llevar a un tramo adicionalmente bajista hasta los 8.000 puntos. Atención.