Diario Sur

Cenagrupsa aumenta sus beneficios anuales un 25% y amplía su negocio

La plantilla de la empresa, en su sede en el polígono Alameda.
La plantilla de la empresa, en su sede en el polígono Alameda. / A. G.
  • La empresa malagueña, que ya vende 2.700 purificadoras de agua al año, introduce una línea de placas solares en su catálogo

Los hermanos Salvador y Jesús García se dedicaban a la venta de libros, un negocio que fue decayendo hasta que, en 2007, producto del reciclaje empresarial, apostaron por las purificadoras de agua. «Empezamos en las tinieblas», recuerdan. La crisis económica comenzaba a golpear la economía española y la plantilla no llegaba a los cinco trabajadores. Casi una década después, Cenagrupsa cuenta con más de 40 empleados y un aumento anual de beneficios cercano al 25 por ciento. Su empresa distribuye una purificadora bajo el nombre ‘purezza’, de la que ya venden unas 2.700 unidades al año.

«Hay que reinventarse constantemente», explican desde la compañía malagueña, conscientes de que el cambio de objetivos empresariales resultó fundamental para su despegue. Situada en el polígono Alameda, Cenagrupsa se dedica a la venta de descalcificadores, depuradoras y fuentes para oficinas, centros comerciales y otros espacios comunes, un nicho aún por explotar en la provincia de Málaga. «El agua es potable y sus parámetros están dentro de lo recomendable, pero desgraciadamente tiene mucha cal y cloro», afirman los hermanos García. Su purificadora, aseguran, elimina el 98 por ciento de los componentes nocivos del agua.

Cenagrupsa abrió una nueva línea de mercado el año pasado consistente en las placas solares, pero las purificadoras de ‘purezza’ continúan siendo el producto más solicitado. Su tamaño es similar al de la torre de un ordenador y tiene capacidad para siete litros de agua que van rellenándose de forma automática. Puede colocarse un grifo especial o uno de tres vías para distinguir el agua caliente, fría y pura. Los cinco filtros de la purificadora, que suele colocarse debajo del fregadero, eliminan los componentes menos saludables del agua corriente.

Sistema de pago

El precio de estas purificadoras asciende a 1221 euros, abonados mediante cuotas sin intereses de 37 euros al mes durante 33 meses. Desde la empresa explican este sistema de pago: «Los estudios actuales señalan que cada familia gasta unos 52 euros al mes en agua embotellada, por lo que las cuotas están pensadas para que se ahorren quince euros al mes durante el pago de la purificadora, cuya instalación es gratuita». La empresa malagueña también cuenta con un servicio técnico sin coste por mano de obra o desplazamiento.

El purificador, creado para la firma malagueña por Hidrosalud, líder europeo del tratamiento de aguas, incorpora a la osmosis inversa, como se denomina el paso del líquido a través de una membrana semipermeable, la más alta tecnología. Esta osmosis inversa consigue que la mineralización del agua alcance los niveles recomendados y la eliminación de impurezas como sodio, aluminio o cobre. El proceso de instalación de los productos de ‘purezza’ consiste en la búsqueda la toma de desagüe bajo el fregadero, o cerca del mismo en el caso de que bajo el fregadero no haya espacio suficiente y el acople de la depuradora a la entrada y a la salida del agua. Las máquinas requieren un mantenimiento específico para garantizar su funcionamiento, siempre teniendo en cuenta dos factores: el uso que se le dé a la máquina y la calidad del agua de la zona. La depuradora avisa de cualquier fuga que pueda producirse.

En cuanto a la introducción de una línea solar en el catálogo de la empresa, Cenagrupsa ofrece captadores solares planos con absorbedor de aluminio, intercambiadores horizontales térmicamente aislados y tuberías de interconexión de acero inoxidable.

La empresa andaluza no ha parado de crecer pese a su fundación en plena crisis. En 2012 los hermanos García cambiaron de sede ante el aumento de la plantilla, que entonces ya superaba los veinte empleados. En el polígono Alameda, donde ofrecen venta directa, ya han logrado duplicar esa cifra. De momento, la firma malagueña no se plantea abandonar la venta doméstica para lanzarse al sector industrial. Desde la empresa recuerdan que sus técnicos tienen el certificado de Aqua España para la manipulación de equipos domésticos y tratamiento de agua en el interior de edificio, así como de manipulación de agua de consumo humano.