Diario Sur

Markiasoft digitaliza la facturación de las recetas médicas

Los programadores Óscar Aranda y Daniel Espinosa, y la CEO M.ª Dolores López.
Los programadores Óscar Aranda y Daniel Espinosa, y la CEO M.ª Dolores López. / D. Pérez
  • Esta ‘start-up’ tiene apoyo del programa Minerva y está entre las diez finalistas de los premios nacionales Small&Smart 2016

En España existen 52 colegios farmacéuticos y más de 21.800 farmacias. En cada una de ellas se gestiona un volumen medio entre 3.500 y 4.000 recetas mensuales, lo que han supuesto 882.000.000 durante 2015, según las estadísticas del Ministerio de Sanidad. Actualmente, cada vez que un usuario retira un medicamento recetado de una farmacia el código de barras se pega a un papel que la farmacia debe enviar posteriormente al Colegio, lo que suponen cajas y cajas de documentos. Las farmacias contratan a empresas externas para que digitalicen esos registros, pero deben enviar las copias originales en papel a los colegios farmacéuticos. Lo que propone Markiasoft es que la propia farmacia digitalice de forma directa cada receta que se dispensa de manera que se pueda enviar en tiempo real esa información al Colegio, lo que evitaría errores y añadiría agilidad a la tramitación al hacerlo de forma más directa: de la farmacia al Colegio, sin intermediarios.

Este sistema supone más autonomía para las farmacias, que pueden hacer el proceso de facturación de forma automática desde su propia oficina, y también un ahorro de costes ya que ya no tendría que recurrir a una empresa externa. «El uso del software MKsys supondría un ahorro de en torno al 60% del coste actual, ya que en la farmacia hay tiempos muertos que se pueden aprovechar para ir digitalizando las recetas de cada día y llevar actualizado el control de los medicamentos dispensados», comenta Antonio Cano, uno de los socios fundadores de Markiasoft.

La idea surgió en 2014, tomó forma empresarial el año pasado y fue gestada en el núcleo de la familia Cano-López, ya que fue promovida por Juan Cano y apoyada por sus padres: María Dolores López y Antonio Cano, actuales socios de la empresa. El proyecto cuenta con el respaldo del proyecto Minerva, que les ha dado apoyo económico para el desarrollo del software y mentorización en materias como negocios, comercialización, comunicación e imagen. Además, tienen el respaldo del Centro de Apoyo al Desarrollo Empresarial (CADE) del PTA, donde están alojados. «Hemos recibido un 60% del capital de apoyo público en forma de préstamo participativo y el resto ha sido inversión privada», comenta Cano.

«Antes de que termine el año tenemos que estar en la calle», comenta Antonio Cano. Se están encontrando con el obstáculo de que los colegios profesionales son reticentes a incorporar esta tecnología, aunque las farmacias lo pueden usar de forma independiente para llevar un mejor control interno de las recetas como sistema de gestión documental propio, sin necesidad de estar conectado con el Colegio. «La instalación del software es gratuita y se puede hacer desde nuestra web y solamente necesitan un escáner. Las farmacias pueden usarlo durante dos meses sin costes para comprobar su funcionamiento. Después, el cobro se realiza mensualmente en función del volumen de facturación», asevera Cano.

Más adelante plantean incluir al Servicio Andaluz de Salud en el proceso, ya que los colegios profesionales le envían la documentación para que se efectúe el pago, por lo que habría que seguir la cadena completa para evitar errores y agilizar la tramitación, aseguran desde Markiasoft.

Otro valor añadido que aporta este sistema de facturación digitalizada es que cada imagen que se escanea lleva una marca de agua con un código de verificación único que detecta posibles alteraciones en la documentación, lo que sería muy útil para los servicios públicos de salud.

Para desarrollar nuevos usos y su aplicación en otros sectores como la banca (para la gestión documental de expedientes) están en conversaciones con el Departamento de Lenguajes y Ciencias de la Computación de la Universidad de Málaga, con la idea de poner en marcha un proyecto de investigación conjunto que permita instalar y usar este software desde tablets y móviles. De cara el futuro quieren estudiar el sector en otros países para ver su posible implantación fuera de España.

Hace unos días les han comunicado que están entre los diez finalistas de los premios Small&Smart 2016, un concurso nacional para ‘start-ups’ de base tecnológica que premia la originalidad al que han concurrido más de 200 candidatos y que cuenta con la financiación de BBVA y HP.