Diario Sur

Cuando el negocio se suma al 2x1

Recyclo combina cafetería y tienda de bicicletas.
Recyclo combina cafetería y tienda de bicicletas. / Álvaro Cabrera
  • La originalidad y la rentabilidad por la reducción de gastos explican el auge en Málaga de los comercios híbridos, emprendedores que comparten un mismo local

MÁLAGA. Estudio de tatuajes, peluquería y tienda de ropa y complementos para skate. The Place se define como un espacio multidisciplinar de nuevas tendencias urbanas del que puedes salir peinado, vestido y con un nuevo tatuaje. Se trata de un negocio híbrido, un modelo empresarial que está en auge en la provincia de Málaga desde hace un par de años. Su éxito se basa en la diferenciación, pues aportan un punto de originalidad muy atractivo para los clientes que buscan nuevas experiencias de consumo.

«La gente alucina cuando entra. Les parece muy original», comenta Manuel Criado, uno de los socios de The Place. Él tenía una tienda de ropa y quería mudarse al Soho, donde los alquileres eran más elevados. Por eso pensó en compartir gastos y le propuso esta original fusión a dos amigos que tenían sus propios negocios: una peluquería y un centro de tatuajes. Cada uno mantiene su identidad empresarial independiente, con un espacio de 200 metros cuadrados en común. «Hemos notado más clientela, porque el que entra a cortarse el pelo o a tatuarse se da una vuelta por la tienda mientras espera», afirma Criado. Para ellos, todo son ventajas porque pagan menos y facturan un poco más que cuando estaban cada uno por su cuenta. El único inconveniente fue la tramitación del permiso de apertura, ya que les costó un poco más hacer entender a los técnicos municipales el modelo de negocio del que se trataba.

Decoración y gastrocafé

En Torremolinos ha causado sensación este verano la apertura de un local diferente, que combina tienda de decoración y gastrocafé. Se trata de Loft del Mar, liderado por un matrimonio compuesto por un decorador y un profesional de la hostelería. «Hemos fusionado nuestras dos pasiones en un solo negocio», explica Alberto Montilla, socio de Loft del Mar. Han tenido muy buena acogida en los dos meses de actividad y asegura que facturan más que una cafetería tradicional: «La gente entra mirando las cosas de decoración y cuando ven que hay una cafetería, se quedan a tomar algo», agrega. Para ellos la gran ventaja es la satisfacción personal de liderar un proyecto tan original y la única desventaja, la gran cantidad de horas de trabajo para gestionar dos negocios a la vez: «Hemos empezado a abrir 14 horas al día y estamos organizando cenas con jazz en directo una vez al mes para las que ya no hay reserva», asevera Alberto Montilla.

Otro de los negocios híbridos más populares en Estados Unidos y Europa son las ciclocafeterías, que han llegado a Málaga hace un par de años de la mano de Recyclo. Los propietarios de esta tienda de bicicletas de Pedregalejo querían abrir otra en el centro y coincidieron con Patrick, que tenía ganas de emprender un negocio de hostelería. Desde final de 2014 comparten sociedad y local en el que se puede comprar una bicicleta y comer. «Hacemos buen equipo porque los de Recyclo no tenían conocimientos de hostelería y yo sí. Además, yo quería abrir un negocio diferente como los que había visto en otras ciudades europeas en las que yo había trabajado», comenta Patrick, socio y gente de este 'bike-café'. Están encantados con la experiencia cuyo éxito permite dar trabajo actualmente a trece personas.

El gerente de este restaurante ya está poniendo en marcha un nuevo negocio híbrido, que abrirá en calle Carretería de Málaga a final de este año, que combinará restaurante y tienda de vinilos, con una zona para que los clientes puedan pinchar música.