Diario Sur

Un obrador de pastelería ofrece postres caseros a restaurantes de la provincia

La chef Cati Schiff muestra alguno de los productos de esta carta de postres.
La chef Cati Schiff muestra alguno de los productos de esta carta de postres. / M. C. Jaime
  • Cati Schiff amplía su línea de negocio con una propuesta que busca animar a los hosteleros a contar con una carta de calidad a base de productos frescos

málaga. La calidad de los negocios hosteleros de la provincia de Málaga ha experimentado una progresión incuestionable en los últimos tiempos. Las nuevas técnicas culinarias, propuestas exóticas o renovadas formas de preparar y presentar platos tradicionales, inundan los fogones de la amplia oferta culinaria disponible para propios y extraños en toda la provincia. Sin embargo, a juicio de algunos profesionales, existen aún negocios que no han completado esta evolución, al menos en lo que a postres se refiere. Con el objetivo de suplir esta necesidad, el obrador Dulce&Salado de Fuengirola, dirigido por Cati Schiff, ha diseñado una carta específica que ya surte a una decena de restaurantes.

Esta línea, conformada inicialmente con hasta 14 recetas distintas, está enfocada al hostelero que busca «ofrecer al cliente una carta de postres de calidad pero no dispone de presupuesto suficiente para contratar los servicios de un pastelero o que, por cuestiones de organización, no puede dedicar el tiempo que estas recetas requieren», apunta la chef, quien recuerda que también está disponible para catering y eventos concretos.

Entre las elaboraciones –que según la previsión de la profesional se renovará anualmente para ampliar y adaptar la oferta a las necesidades del sector–, se encuentra desde el clásico flan de vainilla o café a la bretona con ciruela asada y cremoso de chocolate. Además de una cuidada presentación, «el uso de ingredientes frescos, naturales –sin colorantes ni ingredientes semielaborados– y la elaboración artesana» son los sellos de distinción de estas recetas, que se encuentran en restaurantes como el fuengiroleño La Solana, La Fuente en Mijas o en el malagueño Cortijo de la Reina, entre otros.

Dulce&Salado es la propuesta de negocio que la hija del cocinero belga Paul Schiff –que regentó la Hacienda en Marbella, primera estrella Michelin de Andalucía–, puso en marcha hace dos años en una nueva vuelta de tuerca a su amplia trayectoria profesional. El negocio es más que una pastelería con servicio de catering: cursos de cocina, catas maridadas y otras propuestas completan la actividad diaria de esta maestra de los fogones.