Los empresarios alcanzan el mayor optimismo desde la crisis aunque son cautos con 2018

Dos empleados de la fábrica de Renault en Valladolid revisan los motores de sus nuevos modelos. :: Julio G. Calzada
/
Dos empleados de la fábrica de Renault en Valladolid revisan los motores de sus nuevos modelos. :: Julio G. Calzada

Seis de cada diez ven la situación actual «buena» o «excelente», pero solo el 35% la espera mejor a 12 meses vista aunque el 77% elevará sus ventas

J. A. BRAVO MADRID.

La macroeconomía parece inasequible al desaliento. El PIB ha encadenado su tercer ejercicio consecutivo creciendo a una tasa superior al 3% (3,1% en 2017 según acaba de confirmar el INE) superando, además, los 1,11 billones de euros registrados en 2008. Y eso lo notan los empresarios de forma positiva, tanto que han alcanzado su mayor optimismo desde el inicio de la crisis respecto a la situación económica.

Seis de cada diez (el 60%) la considera «buena» o «excelente», cuando en 2012 hasta el 95% la veían «mala» o «muy mala». Ahora apenas opina lo mismo el 3%, mientras que algo más de un tercio (36%) la ve simplemente «regular». Pero anticipando lo que pueda pasar dentro de un año, solo el 35% piensa que irá mejor, mientras el 53% cree que la economía estará igual frente al 11% que la pronostica peor. Así se refleja en el informe 'Perspectivas España 2018', que han elaborado de forma conjunta la consultora KPMG y la patronal CEOE tras consultar a finales del año pasado a prácticamente 1.900 ejecutivos de empresas radicadas en el país y que operan en 24 sectores distintos.

Pero por regiones se observan algunas disparidades. En Murcia ningún directivo de empresa ve la situación buena -aunque a un año vista el 26% sí piensa que irá a «mejor»-; la mayoría (58%) no pasa de regular e incluso el 42% la cree directamente mala. El otro territorio con una visión negativa no sorprende. En Cataluña uno de cada cinco empresarios (21%) ven mal el panorama, y casi los mismos (23%) no creen que se recuperará en 12 meses. Tres de cada diez, sin embargo, lo ven bien ahora (31%) y dentro de un año (32%), mientras el resto no espera cambios. En contraste, las comunidades más optimistas son Baleares, País Vasco y Madrid, donde el 91%, el 85% y el 82%, respectivamente, ven bien la coyuntura económica.

Lo que la gran mayoría de los ejecutivos tiene claro es que la incertidumbre política será la principal amenaza para los próximos doce meses, tanto por la deriva que pueda tomar Cataluña cuando se forme un nuevo gobierno en esa comunidad como por la incertidumbre respecto a la aprobación de los Presupuestos del Estado para 2018, que el Ejecutivo prevé presentar a finales de marzo. Para el 82%, esa falta de claridad puede pasar factura al crecimiento económico del país, por encima incluso del fin de las políticas de estímulo desde el Banco Central Europeo (factor que apunta el 34% de los encuestados) e incluso de la debilidad de la demanda interna (25%) pese a que el consumo de los españoles supone ya el 57% del PIB.

«Nuestro país necesita de reformas estructurales y urgentes (pensiones, fiscalidad, educación...); sin ellas y con la incertidumbre política, la excesiva carga regulatoria y las tensiones geopolíticas nos podríamos encontrar con serias limitaciones para la economía española», advierte el presidente de la CEOE, Juan Rosell. De hecho, más de la mitad de los empresarios (el 53%) estima que la ausencia de avances políticos -unido al conflicto en Cataluña- ha tenido consecuencias negativas en su empresa, mientras el 46% ha parado inversiones y hasta el 20% opina que ha «paralizado» la contratación, tanto la de las administraciones públicas hacia las compañías como de rebote el crecimiento de sus propias plantillas. Además, el 57% ve peor la imagen del país.

Aun así, ocho de cada diez (el 77%) espera que su negocio crezca en los doce próximos meses -solo un 8% teme caídas-, a la vez que otro 57% prevé aumentar sus inversiones. Y a la hora de dirigir ese capital la prioridad es el desarrollo de herramientas tecnológicas, primer objetivo para dos de cada tres directivos de empresa (el 62%), mientras que la segunda tarea en importancia sería la formación y contratación de profesionales más cualificados (señalada por el 42%), seguida por la internacionalización y el I+D (40%).

Asimismo, casi la mitad de las empresas (45%) prevé aumentar este año su plantilla, mientras que cuatro de cada diez (39%) no esperan contratar más. Sin embargo, el 17% teme que deberá recortar personal. En este sentido, el 48% piensa que la transformación digital ha ayudado a reducir los costes en su compañía y mejorar también la eficiencia.

Por sectores, la automoción es donde sus ejecutivos reflejan mayor optimismo con su negocio (el 82% lo ve «bien» o «excelente»), junto al inmobiliario (el 79% piensa así). Ello contrasta con cierto pesimismo en la banca (el 61% lo ve solo «regular»), pese a que sus grandes grupos elevaron un 50% sus beneficios en 2017 (13.934 millones de euros) aún con la intervención del Popular.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos