Los empleados públicos cobrarán en julio los atrasos derivados de la subida salarial del 1%

Este incremento se incluyó en los Presupuestos del Estado aprobados en junio pero con carácter retroactivo desde el 1 de enero

L. PALACIOS

madrid. Los empleados públicos disfrutarán este mes de una nómina más generosa de lo habitual. El Ministerio de Hacienda les abonará en julio los atrasos derivados de la subida del 1% de su sueldo contemplada en los Presupuesto Generales del Estado aprobados en junio pasado y con carácter retroactivo, por lo que tiene efecto desde el 1 de enero de 2017. Por tanto, su próxima paga recogerá el incremento del uno por ciento de julio y de los seis meses precedentes.

Así queda especificado en la resolución del Ministerio de Hacienda que se publicó el pasado sábado en el Boletín Oficial del Estado (BOE). En ella se establece que «los atrasos correspondientes al incremento del uno por ciento se abonarán en la nómina de julio de 2017 salvo que la habilitación responsable no disponga de la totalidad de los elementos formales necesarios o en otros supuestos en que por motivos técnicos no resulte posible, en cuyo caso se abonarán en la primera nómina en que sea posible».

Recibos de la nómina

En los recibos de la nómina figurará «Abono atrasos incremento 1 por ciento 2017», haciendo constar de forma diferenciada cada uno de los conceptos retributivos sobre los que se aplica dicha subida y las fechas de inicio y fin a las que corresponde la liquidación de atrasos. Las cantidades que han de ser abonadas con esta finalidad habrán de imputarse a las mismas aplicaciones presupuestarias (concepto y subconcepto presupuestario) y mismos conceptos retributivos de nómina sobre los que se aplica la subida salarial, según consta en el BOE.

Los funcionarios, que notaron rápidamente los efectos de la crisis en sus bolsillos, se han tenido que conformar este año con una subida salarial del uno por ciento, la misma que en 2016, después de cinco años de congelación y el recorte del cinco por ciento de media que les aplicó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2010. Pero todo parece indicar que el próximo año será mayor, puesto que así lo indican desde el propio Ministerio, que reconocen que este colectivo vivió unos últimos años «muy duros» y por eso están dispuestos a llegar a un «buen acuerdo» para que 2018. Aun así, estarían lejos de recuperar su nivel salarial anterior a la gran recesión, puesto que desde 2010 habrían perdido más de un 13 por ciento de poder adquisitivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos