La economía española se acelera y recupera el nivel precrisis

El PIB avanza una décima más en el segundo trimestre hasta el 0,9%, el mayor ritmo desde el verano de 2015, y alcanza el 3,1% en tasa anual

D. VALERA MADRID.

«Hemos recuperado el nivel de riqueza que teníamos antes de la crisis». Con esa afirmación el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, confirmó ayer lo que el INE había adelantado unas horas antes. Que la economía española se aceleró en el segundo trimestre hasta el 0,9% impulsada por el consumo y la buena marcha del sector exterior, un avance intertrimestral -el más intenso desde el verano de 2015- que llevó el volumen del PIB corregido de los efectos de estacionalidad y calendario a superar el máximo registrado en el segundo trimestre de 2008.

De esta forma, si el dato se confirma dentro de unas semanas, la economía española habrá necesitado nueve años -tres de ellos con recesión- para recuperar la fortaleza previa a la crisis. Y lo hace después de encadenar quince trimestres consecutivos de incrementos y, además, haber cogido carrerilla entre abril y junio de este año. De hecho, el avance del 0,9% supone una décima más que el registrado en los tres primeros meses del año y coincide con la estimación que había realizado el Banco de España.

En cualquier caso, pese a recuperar el PIB anterior a la crisis la economía española todavía está lejos de normalizarse. El paro todavía es el doble que entonces (17% frente al 8%), el déficit rondará este año el 3% mientras que en 2007 había superávit y la deuda pública roza ahora el 100% y antes de la crisis estaba por debajo del 40% del PIB. Para corregir esos desfases todavía harán falta varios años.

Por ese motivo, el Gobierno sigue refugiándose en los buenos datos del PIB. De hecho, la evolución positiva de esta variable también se dejó notar en el segundo trimestre con un avance del 3,1% en la tasa interanual (comparación con el mismo periodo del año pasado), lo que también supone una décima más que el dato anterior. Asimismo, es el mayor avance desde el tercer trimestre de 2016.

Esta aceleración de la economía entre abril y junio justifica las reiteradas revisiones al alza de las previsiones de PIB. El Gobierno estima que el crecimiento será del 3%, aunque el propio ministro Luis de Guindos calificó de «prudente» esta cifra y apuntó a que el dato final podría ser superior e igualar o incluso superar el 3,2% registrado en los dos últimos años. De hecho, algunos centros de estudios, como el del BBVA, ya apuntan un avance del 3,3% del PIB. En cualquier caso son ritmos muy superiores, casi el doble, a los de la media de la zona euro.

Inflación estable

Por otra parte, ayer el INE también publicó el dato adelantado de la inflación de julio, cuya tasa se mantuvo en el 1,5%, la misma que en junio. De esta forma se interrumpió la senda de moderación iniciada en mayo. La causa está en la estabilidad de precios registrada en los alimentos y bebidas no alcohólicas y al menor descenso de los carburantes respecto al año anterior. De hecho, el precio de la gasolina y el gasóleo repuntaron esta semana casi un 0,6% hasta tocar máximos del mes justo antes de la operación salida de agosto.

Fotos

Vídeos