Draghi achaca a la «escasa formación» el alto nivel de desempleo en el sur de Europa

R. C. DUBLÍN

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, instó ayer a los gobiernos europeos a luchar contra el desempleo juvenil para proteger la democracia, la cohesión social y la confianza en el proyecto comunitario. Lo hizo en Dublín durante un debate con estudiantes y académicos moderado por el gobernador del Banco Central Irlandés (ICB), Philip Lane.

«Hemos visto en varios países que el peso de la crisis ha caído de manera desproporcionada sobre los jóvenes, dejando un legado de esperanzas fallidas, enfado y desconfianza en la identidad de nuestra democracia», dijo.

Para abordar sus «causas estructurales», apuntó, es necesario alcanzar un «grado uniforme de protección de los trabajadores», así como «acuerdos laborables flexibles» y «programas de formación profesional eficaces».

En este sentido, aseveró que «la segmentación del mercado de trabajo y la escasa formación profesional son también algunos de los principales motivos del persistente alto nivel de desempleo juvenil en varios países que se ha visto gravemente afectados por la recesión». Y como ejemplos concretos de ello citó a Grecia, España, Italia y Portugal.

Draghi recordó que, aunque la tasa de desempleo en la zona euro ha disminuido hasta un 9%, en las edades entre los 15 y los 24 años se sitúa aún en el 19%, cuatro puntos porcentuales más que en 2007. Incluso en Grecia y España, donde alcanza ahora el 23 y el 18%, respectivamente, llegó a subir a máximos del 50%. Por ello, consideró «razonable» que deba bajar, al menos, al mismo ritmo que crece la economía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos