La deuda pública se dispara en junio y marca un nuevo récord con 1,13 billones

El pasivo aumenta en 13.938 millones, el mayor crecimiento registrado desde hace un año, y se sitúa de nuevo en el 100% del PIB

D. VALERA MADRID.

La deuda pública marcó en junio un nuevo récord al alcanzar los 1,13 billones de euros, lo que confirma la tendencia alcista de los últimos meses. De hecho, en junio el pasivo del conjunto de las administraciones se elevó en 13.938 millones, lo que supone el mayor incremento en el último año, según los datos publicados ayer por el Banco de España. De esta forma, con este aumento la deuda en el primer semestre vuelve a superar la barrera psicológica del 100% del PIB (100,03%, según datos del Ministerio de Economía).

Sin embargo, fuentes del departamento que dirige Luis de Guindos, insistieron en que se conseguirá el objetivo del 98,8% fijado para 2017 debido a que es «compatible» con el calendario de emisiones y amortizaciones previsto. Es decir, que la segunda parte del año será más beneficiosa para la deuda pública. El año pasado, por ejemplo, la deuda descendió en tres de los últimos seis meses.

Sin embargo, la principal baza que el Gobierno se guarda para lograr cumplir el objetivo de deuda tiene que ver con el crecimiento económico, lo que permitiría reducir el ratio deuda/PIB (el volumen seguirá aumentando). Ese mayor aumento de la economía fue el que permitió reducir el pasivo respecto al PIB en los dos últimos años. Para 2017 el Gobierno prevé un incremento del PIB del 3%, pero algunos centros de estudios estiman un crecimiento mayor de hasta el 3,3%, lo que permitiría lograr esa reducción del ratio de la deuda.

En cualquier caso, con el dato de junio la deuda pública acumula dos meses consecutivos de aumentos tras el incremento de 7.869 millones que también se registró en mayo. El volumen del pasivo de las administraciones ha aumentado en 24.000 millones en lo que va de 2017 y esa cifra se eleva hasta los 31.880 millones desde junio del años pasado, lo que implica un incremento del 2,9%.

Evidentemente la mayor parte de la deuda corresponde al Estado, que en el primer semestre del año se elevó a los 976.285 millones tras incrementarse un 0,8% en el último mes y un 3,9% respecto a hace un año.

Por su parte, la deuda de las comunidades autónomas alcanzó los 286.212 millones, un 1,5% superior a la que contabilizaba en mayo y un 4,6% más elevada que la de junio de 2016. Aunque en los datos ofrecidos ayer por el Banco de España no se desglosa, hay que tener en cuenta que la mayor parte de esa deuda (alrededor de un 53%) está en manos del Estado debido a los mecanismos de financiación extraordinarios como el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) o el plan de pago a proveedores.

Por su parte, las corporaciones locales tampoco pudieron evitar en junio que aumentase su deuda un 2,3% respecto a mayo hasta alcanzar los 32.520 millones, aunque esta cifra es un 7,4% inferior a la de hace un año. Por último, la Seguridad Social se mantuvo prácticamente estable en junio su deuda en 17.173 millones (un millón más que en mayo e idéntica cifra respecto a un año antes).

Deuda a corto

Asimismo, el grueso de la deuda (76,9%) se encuentra en valores a medio y largo plazo. Este tipo de pasivo aumentó en junio en 11.279 millones respecto a mayo, hasta los 875.985 millones. La subida en tasa interanual fue del 6,3%. Por su parte, la deuda a corto plazo apenas se redujo en el sexto mes del año en 29 millones hasta los 77.237 millones, encadenando cinco meses seguidos a la baja. En el último año, este tipo de deuda se ha reducido un 4%. Por último, los créditos no comerciales y el resto de préstamos repuntaron en junio, con un aumento de 2.688 millones hasta los 185.676 millones.

La deuda pública es una de las principales vulnerabilidades de la economía española en caso de que se produzcan turbulencias internacionales, como recuerdan todos los informes de la Comisión Europea o el FMI. La política expansiva del BCE ha relajado la presión de los mercados sobre la deuda de países como España, pero los expertos recuerdan que este escenario no durará siempre. Antes de la crisis el pasivo de las administraciones públicas se situaba alrededor del 40%, pero la recesión y las dificultades económicas han disparado el pasivo hasta el 100% del PIB.

Fotos

Vídeos