La deuda pública cierra 2017 en el 98,3% e incumple el objetivo fijado por el Gobierno

La deuda pública cierra 2017 en el 98,3% e incumple el objetivo fijado por el Gobierno

Supera en dos décimas el límite pactado con Bruselas y, además, el pasivo marca el récord de 1,14 billones tras crecer en 37.078 millones

DAVID VALERA MADRID.

Hace tiempo que los informes de organismos internacionales señalan la elevada deuda pública como el principal riesgo para la economía española en caso de nuevas turbulencias. Una vulnerabilidad que se debe a su gran volumen, pero también al lento ritmo de reducción. Dos características que se reflejan en los datos publicados ayer por el Banco de España sobre el cierre del pasado curso sobre los números rojos del conjunto de las administraciones públicas. En concreto, recogen que el pasivo cerró 2017 en el 98,3% del PIB, una cifra inferior al 99% con el que acabó 2016, pero superior al objetivo marcado por el Gobierno del 98,1%. Además, el descenso del ratio/PIB se produjo por el crecimiento de la economía, pero en volumen el pasivo se incrementó el pasado curso en 37.078 millones hasta alcanzar la cifra récord de 1,14 billones de euros.

De esta forma, la deuda de las administraciones públicas se elevó un 3,3% en tasa interanual. El problema es que si se compara con la evolución de 2016 la acumulación de deuda lejos de moderarse se ha acelerado como demuestra que en aquel ejercicio el pasivo se incrementó un 3,1% (33.286 millones), inferior al ritmo de 2017. De hecho, en el cuarto trimestre del pasado curso el pasivo registró una subida de 10.921 millones que contrasta con el descenso de 1.761 millones que se produjo entre julio y agosto. Una circunstancia vinculada al calendario de vencimientos.

En cualquier caso, desde el Gobierno destacan que 2017 supone el tercer descenso anual consecutivo de la deuda en relación al PIB desde el máximo del 100,4% de 2014. Una reducción basada en el buen ritmo de crecimiento de la economía, con tasas superiores al 3% en los tres últimos cursos. El objetivo del Ejecutivo enviado a Bruselas es que para 2018 el pasivo descienda hasta el 96,8% del PIB. Esto significaría un descenso de 1,5 puntos porcentuales con una previsión de crecimiento del 2,7%, es decir, inferior a la del último trienio. Sin embargo, a favor el Ejecutivo está que el déficit público también es menor (el objetivo para este curso es cerrar en el 2,2%) y eso debería moderar el endeudamiento.

Deuda autonómica del FLA

El desglose de los datos de 2017 muestran que el grueso del endeudamiento corresponde a la administración central, con 809.070 millones de euros, lo que supone el 69,5% del PIB. En el último año el pasivo en esta área se elevó en 12.423 millones. Por su parte, la deuda de las comunidades autónomas se situó en 288.105 millones (24,8% del PIB) tras incrementarse en 11.104 millones, siendo Valencia la más endeudada (42,5% del PIB). El principal acreedor de las comunidades es el Estado, que posee el 57,6% del pasivo autonómico (166.161 millones). Un volumen tan elevado que se debe a los mecanismos de financiación extraordinarios puestos en marcha por Hacienda como el FLA (para las autonomías incumplidoras) o el Fondo de Facilidad Financiera (destinado a las regiones cumplidoras).

España propone oficialmente para la vicepresidencia del BEI a Emma Navarro

España presentó oficialmente la candidatura de la secretaria general del Tesoro, Emma Navarro, para la vicepresidencia del Banco Europeo de Inversiones (BEI). El Gobierno ya había adelantado la intención de que Navarro ocupase este puesto que quedó vacante con la marcha de Román Escolano para ser nombrado ministro de Economía en sustitución de Luis deGuindos. España ha alcanzado un acuerdo con Portugal, país con el comparte este puesto de forma rotatoria. En cualquier caso, todavía deberán transcurrir varias semanas de trámites comunitarios y de la propia entidad para que Navarro ocupe de manera efe

De hecho, el Estado posee más del 50% de la deuda de nueve comunidades: Murcia (81,5% del total), Comunidad Valenciana (80,39%), Castilla-La Mancha (74,44%), Baleares (74,21%), Andalucía (73,62%), Cantabria (73,23%), Cataluña (70,05%), Canarias (68,85%) y Extremadura (53,67%). Precisamente, este escenario se ha convertido en una de las claves para abordar la reforma del modelo de financiación. Así, algunas comunidades han puesto sobre la mesa la posibilidad de una quita de la deuda contraída con el Estado al considerar que se han visto obligadas a recurrir a estos mecanismos por la infrafinanciación del modelo actual. Sin embargo, esta medida es contestada por aquellas regiones menos endeudadas al considerar que se trataría de un agravio comparativo. En este sentido, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se ha mostrado partidario de una reestructuración de la deuda que podría rebajar más los intereses o alargar los vencimientos y que afectaría a todas las comunidades.

Por otra parte, los datos del Banco de España también reflejan que la Seguridad Social tiene una deuda de 18.168 millones. De esta forma, ya representa el 1,6 % del PIB tras incrementarse en 16.833 millones en 2017. Hay que tener en cuenta que el sistema recibió un préstamo de 10.000 en los Presupuestos del año pasado para evitar que se agotara la 'hucha' de las pensiones.

La parte positiva está en las corporaciones locales, que redujeron la deuda en 3.283 millones hasta los 28.955 millones (el 2,5 % de PIB).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos