La UE descafeína aún más la lista negra de paraísos fiscales y la reduce a 9 países

ADOLFO LORENTE

bruselas. La primera lista negra de paraísos fiscales aprobada por la UE nació el 5 diciembre con todas las alharacas de las grandes ocasiones después de un largo año de duras negociaciones. Una lista, por cierto, que nació excesivamente coja al incluir sólo 17 países pero que se vendió como una gran victoria del club de cara a la sociedad. Ayer, cuando apenas contaba 49 días de vida, la lista siguió menguando de forma sorprendente y estéticamente discutible después de que los ministros de Finanzas de la UE decidiesen sacar a ocho países de ella, entre ellos, a Panamá, que ha protagonizado uno de los grandes escándalos de evasión fiscal que han estallado a nivel mundial en los últimos tiempos. Ahora, la 'ambiciosa' lista negra del club apenas cuenta con nueve miembros. Aquí, lo peor de lo peor a ojos del Ecofin: Samoa Americana, Barhéin, Guam, Islas Marshall, Namibia, Palau, Samoa, Santa Lucía y Trinidad y Tobago.

«Lo importante es que hemos logrado que esos ocho países que han salido colaboren y se comprometan a colaborar. Lo relevante no es la lista negra, sino la gris, que se creó a petición de España y que engloba a 55 administraciones que deben dar pasos si quieren ser incluidos en la llamada lista blanca», recalcó el ministro español, Luis de Guindos.

Los ocho países o territorios que ayer fueron exonerados de forma parcial son Panamá, Corea del Sur, Emiratos Árabes Unidos, Barbados, Granada, Macao, Mongolia y Túnez. Esta misma teoría fue la que oficialmente 'vendió' la Comisión Europea.

Sin embargo, el responsable de Asuntos Económicos de la UE, Pierre Moscovici, no ocultó cierta frustración: «Debe haber más transparencia, debe haber más sanciones y el proceso debe ser creíble y controlado», recalcó a su llegada a la reunión. Por eso pidió a los 28 que publiquen con luz y taquígrafos los acuerdos alcanzados con las ocho administraciones 'perdonadas'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos