Deloitte quita peso a su papel en la intervención del Popular y apunta al BCE y el BdE

J. A. BRAVO

MADRID. En Deloitte no quieren que con el Banco Popular les pase como en el 'caso Bankia', donde además de su posible responsabilidad penal en el juicio fueron multados con más de diez millones de euros por «falta de independencia». El Ministerio de Economía le culpó por revisar, ante la polémica salida a Bolsa de la entidad en 2011, las cuentas que ella misma había auditado.

El presidente de Deloitte España, Fernando Ruiz, defendió ayer en el Congreso que lo hicieron «porque nos lo pidieron los reguladores (Banco de España y CNMV)» y «no puede ser que por ello nos sancionen», se quejó. Por eso ha recurrido ante la justicia.

Ruiz había sido citado por la comisión que investiga las causas de la crisis financiera en España para hablar de Bankia pero también del Popular. Deloitte elaboró el informe que sirvió de base para que las autoridades europeas lo intervinieran hace un año.

Pero el directivo intentó restar importancia a ese dictamen, pese a reconocer que era obligado para decidir qué hacer con el banco español. Aclaró, no obstante, que la Junta Única de Resolución (JUR) -dependiente de la UE- contrató a Deloitte Bélgica, asesorada por miembros de su filial británica y también de la española -que nunca ha sido auditora del Popular aunque sí del Santander hasta 2015- pero él no participó.

Según Ruiz, la JUR tuvo que basarse en información del Banco de España y el BCE porque no sería «correcto» que lo hiciera «en el informe de Deloitte». Este, «confidencial», solo ha sido publicado parcialmente por la JUR y habla de tres escenarios, el base con un agujero de 2.000 millones en el Popular. La auditora, que «no sabía los movimientos para venderlo», se quejó de tener un plazo «extremadamente corto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos