El Defensor del Pueblo pide el IVA superreducido para el recibo de la luz

Como «servicio de primera necesidad» pide a Hacienda que baje su tipo del 21% al 4% y la CNMC analizará las subidas de precios

J. A. BRAVO

madrid. La luz debería considerarse prácticamente tan indispensable como los alimentos (pan, leche, queso, huevos, frutas, verduras, cereales...), los medicamentos y la vivienda (en caso de que sea de protección oficial), amén de otros servicios sociales (como la teleasistencia). Así lo estima el Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, quien ayer se dirigió por carta al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para pedirle que aplique el denominado IVA superreducido al recibo de la luz.

En la práctica, esto supondría reducir hasta cinco veces el gravamen actual que se abona en las facturas, cuyo tipo pasaría así del 21% actual al 4% previsto para bienes y servicios de primera necesidad. Así es precisamente como el Defensor del Pueblo considera la electricidad, cuyo suministro ve «indispensable para una vida digna y condición necesaria para el ejercicio de derechos fundamentales».

Recuerda Fernández Marugán que la directiva comunitaria sobre el IVA permite a los Estados de la UE aplicar un tipo reducido a las entregas de gas natural, electricidad o calefacción urbana. Por eso «recomienda» a Hacienda que baje cuanto antes su tipo, a raíz de la sucesión de quejas de consumidores por las últimas subidas del recibo.

El lunes, por ejemplo, el precio de la luz para la tarifa regulada (PVPC) trepó hasta los 0,1825 euros por kilovatio y hora (kwh) en apenas dos horas, marcando un nuevo récord. Según el sector se debió a los servicios de ajuste, que sirven para cubrir una drástica caída de la producción de renovables. Pero hasta en el Ministerio de Energía vieron el repunte «anómalo» y vigilarán la evolución en los próximos días. Lo propio hará Competencia (CNMC), que «analizará con atención» si está habiendo «circunstancias atípicas».

Fotos

Vídeos