USO y CSIF, los dos secundarios que pugnan por el tercer puesto

La Unión Sindical Obrera también se encuentra inmersa en un proceso de renovación y en noviembre elegirá un nuevo secretario general

L. PALACIOS

madrid. Pese a que la crisis y la corrupción han pasado factura a los dos principales sindicatos de España, aun así, solo entre CC OO y UGT copan más de dos tercios de la representación sindical en empresas y centros de trabajo: suman casi 180.000 delegados de un total de algo más de 260.000, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social a 31 de diciembre de 2016.

El resto de organizaciones se encuentra a una distancia tremenda. Los dos siguientes que mayor peso tienen en la sociedad son la Unión Sindical Obrera (USO) y CSIF, que mantienen en los últimos tiempos una lucha por el tercer puesto: el primero contaba a final de año con 10.555 representantes, prácticamente 350 más que el sindicato más representativo entre los funcionarios. En afiliaciones, sin embargo, gana CSIF (187.000 frente a 113.500).

Al frente de USO está desde 2005 Julio Salazar, pero por poco tiempo. El sindicato está inmerso también en un proceso de renovación que culminará en noviembre, cuando celebrará su XI Congreso Confederal. Ahí habrá de elegirse un nuevo secretario general después de los tres mandatos de Salazar, el máximo permitido por sus estatutos. Por el momento no hay ningún candidato oficial.

CSIF, mayoritario entre los funcionarios, se propone irrumpir con fuerza en la empresa privada

Por su parte, CSIF comenzó un proceso de renovación hace ya seis años, cuando en 2011 inició mandato el actual presidente, Miguel Borra, que fue ratificado en el cargo hace menos de dos años. Si así lo quiere podrá continuar hasta 2023. El reto de este sindicato, mayoritario ya en la Administración General del Estado, es mantener esta tendencia al alza en el sector público pero irrumpir con fuerza y de manera decidida también en la empresa privada.

Fotos

Vídeos