La crisis de Cataluña puede restar 13.000 millones a la economía en 2018

José Luis Escrivá (c), presidente de la AIReF./Chema Moya (Efe)
José Luis Escrivá (c), presidente de la AIReF. / Chema Moya (Efe)

La Autoridad Fiscal estima un impacto en el PIB español de hasta 1,2 puntos si la incertidumbre se prolonga y un aumento del déficit de 5.500 millones

David Valera
DAVID VALERAMadrid

La crisis institucional provocada por la situación en Cataluña es la gran “perturbación” para la economía española. Un escenario de incertidumbre derivado del desafío independentista que si no se resuelve a corto plazo y se prolonga o cronifica en el tiempo podría tener un impacto en el PIB de 2018 de hasta 13.000 millones, el equivalente a 1,2 puntos porcentuales del producto interior bruto español. Esa es la previsión de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) en caso de que el conflicto se agrave todavía más, según el informe de las previsiones macroeconómicas publicado hoy.

De hecho, el organismo fiscalizador estima que en el mejor de los casos, es decir, que el conflicto se encauzara en poco tiempo -lo que denominan un shock temporal- el impacto en el PIB del próximo año sería de 4 décimas (4.400 millones) y España crecería un 2,3%, que es la estimación del Gobierno revisada a la baja esta misma semana. Sin embargo, en un escenario en el que la incertidumbre se prolongue hasta el próximo curso el frenazo en el crecimiento económico sería muy superior con un recorte de 1,2 puntos. Es decir, España crecería el 1,5% en 2018.

Por contra, la Autoridad Fiscal considera que el impacto en el crecimiento de 2017 será menor debido a la fuerte inercia positiva de la economía este año. De hecho, el Gobierno acaba de elevar al 3,1% el avance del PIB para este curso pese a la inestabilidad. La AIReF avala este alza y considera que debería producirse una fuerte desaceleración en el cuarto trimestre del año de al menos cuatro décimas para que la economía creciera menos de un 3% en 2017. Algo que califican de “poco probable”.

Menos ingresos

Pero el organismo que preside José Luis Escrivá sí que ve más efectos negativos en 2018. Así, advierte de un fuerte impacto en las cuentas públicas con unos menores ingresos debido a la caída del consumo y la inversión. De hecho, el escenario que manejan es que el déficit en 2018 se desviará sobre el 2,2% previsto inicialmente (el Gobierno acaba de aumentarlo al 2,3% por la falta de Presupuestos) entre dos y cinco décimas.

Es decir, si la incertidumbre persiste en el tiempo el agujero fiscal el próximo año podría dispararse en 5.500 millones más de lo previsto y quedar en el 2,7% del PIB. En cualquier caso, todavía se mantendría por debajo del 3% que permitiría a España salir de la vigilancia estrecha de la UE.

Asimismo, la Autoridad Fiscal considera que el impacto de la inestabilidad para la economía catalana será “muy importante”, aunque no ofrece cifras debido a la enorme incertidumbre y volatilidad. Sin embargo, pone de relevancia el “efecto arrastre” que tendrá para el resto de España el mal comportamiento de algunas variables catalanas. Así, estiman que si se produjese una caída del empleo en Cataluña de un punto porcentual -un escenario simulado- provocaría un crecimiento dos décimas menor de la creación de puestos de trabajo en España.

Fotos

Vídeos